Categorías
Historia del Sargento Tarija nivacle Relatos

La venganza del Sargento Tarija

Categorías
Historia del Sargento Tarija nivacle Relatos

Âshâshâ, que creció en el fortín

Carlos Gutierrez, Yishinashat, 2009 – nivacleCG2009d
https://doi.org/10.34847/cocoon.58bd4472-b9f8-46de-bd44-72b9f826de2f

Primero, al principio, estaban nuestros padres; mienten los que dicen que hace poco estamos acá, aquí ya estaban los Nivaclé. Por eso yo cuento esto, el principio de la historia. Al comienzo, hace mucho tiempo, ya estábamos en estos lugares, venimos todos de una misma semilla, del que le dicen Adán él era el único, nadie más, y estaba también Eva. Pero antes, ya estaban los Nivaclé en esta zona. Hubo muchos que murieron, y siguieron muriendo. Los que sobrevivieron, se convirtieron a Jesús, mienten los que dicen que somos nuevos venimos de muy lejos, es larga nuestra historia, una larga historia. Por eso siempre digo que fuimos los primeros en estar aquí eso lo sé por los antiguos.

Mi padre volvió a Âftsejheshiy (Gral. Díaz, ex fortín Muñoz) cuando se fueron los bolivianos. mi padre entendía lo que hablaban los paraguayos él entendía el guaraní y también el castellano, fue a Visitar a mi hermana en Campo Alegre y allá murió, allá murió mi padre. Cuando fue me dijo: “hijo, me voy a visitar a tu hermana, y tú te quedas aquí”. Llegó allá y se murió, Habrá sido hace unos ocho años, hace tiempo. Cuando joven, mi padre era militar y mi madre era de otra zona, se encontraron en Oftejeshiy (ex Muñoz), Ahí se encontraron y se juntaron con mi madre. Mi padre y mi madre vienen de aquellos lugares.

Mi padre venía de la zona de Esteros. Los bolivianos encontraron a mi padre y lo criaron desde pequeño, cuando ya fue grande se encontró con mi madre. De aquella parte venía. Ella venía del lado de Mariscal [Mcal. Estigarribia, ex Camacho], de ese lado vino, los bolivianos le decían «Juana», Le decían «Juana» y su nombre nivacché es Satunjha. «Juana» era mi madre. Así le decían los bolivianos.

Habían muerto todos los padres de mi padre. Lo llevaron cuando pequeñito donde una boliviana que se llamaba Jilera [?] ella vivía con uno que se llamaba «Patrón». Él le daba leche de vaca. Ahí creció, y aprendió a tomar su leche sólo, era un niño muy inteligente, ya sabía hacer las cosas sólo; cuando el niño se sentaba sólo, la boliviana se ponía contenta: «Qué bien que mi hijo ya sea grande», decía la boliviana, «que bueno». De niño ya hablaba como los samtó (criollos) y cuando ya fue creciendo, nuestro abuelo Toot’a le enseñó nuestro idioma, no era tan viejo aún nuestro abuelo Toot’a, de Esteros.

Mi padre era joven cuando se juntó con mi madre. No sé cuántos años tendrían en aquel tiempo, por eso digo, ¿Hace cuánto tiempo habrá sido esa historia de los bolivianos? Parece que fue en el año 35’ que se pelearon. ¡Suerte que mi padre no se fue con los bolivianos, se habría quedado en Villamontes, pero su abuelo vino a buscarlo y se lo llevó, Le dijo, «¡Tienes que alejarte de los bolivianos porque te van matar!» Esto le dijo, «Aléjate de ellos, porque si te llevan más lejos te van a matar». “Los bolivianos nos odian”, decía, y entonces su abuelo se lo llevó a una aldea en Esteros y mi madre se fue con él.

Por eso digo, yo no sé de dónde soy. Mi padre viene de un lado y mi madre de otro. Así que Oftsejheshiy [Gral. Díaz] es también el lugar de mi papá. Ahí nací yo, después que se fueron los bolivianos, después de la guerra se fueron todos. Cuando mi padre estuvo en la guerra yo todavía no nacía. ¡Mi padre era el único que entendía ese idioma! Los Nivaclé decían: “Hay que hablar con él, que es el único que entiende a esta gente que viene (bolivianos)”.  Decían «no te vayas con ellos que te van a matar». Y él respondía, «no, yo les conozco, yo sé lo que les voy a decir». El entendía y ellos lo conocían. Así fue.

Mi padre le dijo a los Nivaclé: “a partir de hoy los bolivianos se van a ir de acá”. Ese lugar se llamaba Muñoz. Muñoz. “Se van a ir de acá, se van a volver a su país”. Así le traducía a los Nivaclé, y después los Nivaclé se avisaban entre sí.

Para citar este documento : Carlos Gutierrez, "Âshâshâ, que creció en el fortín" in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/579, accessed 28/01/2022.
Categorías
Historia del Sargento Tarija nivacle Relatos

Historia del Sargento Tarija

Ciriaco Cevallos, Fischat, 2008. nivacleCC2008e
https://doi.org/10.34847/cocoon.97f66b85-0fc6-4da6-b66b-850fc67da699

Allá en Ftsuuc mataron a su padre, Tarija era un niño. Le dispararon a su padre y se llevaron al niño Tarija a caballo; los bolivianos mataron a su padre, eso fue al principio. Se llevaron al niño Tarija hasta la «casa grande» [fortín], ahí lo criaron, dos años después, ya lo usaban para los mandados, cuando creció y ya era jovencito, entró en el cuartel como soldado. Los bolivianos se lo llevaron y ahí le enseñaron.

Ahí había un militar que se llamaba Santa Cruz [padre de Alberto Santa Cruz]. Éste le dijo: “cuando seas más grande yo te voy a mandar para que pelees con los paraguayos”. “Ahí vas a poder vengarte, porque te dejaron huérfano.” Cuando Tarija creció, ya sabía muchas cosas y pensaba. Un día lloró, lloraba por su padre, un boliviano le preguntó: “¿por qué lloras? ¡No estés triste!” El lloraba porque se acordaba de su padre. Él tenía siempre eso adentro, aun cuando grande y pensaba: “ya me voy a vengar de los Tucús…. Cuando sea un jefe, los llevaré hacia Paraguay para que los maten”.

Y así empezó. Los llevó…los llevó… Llevaba esos Tucús donde los paraguayos y al volver decía: “soy el único sobreviviente, todos mis soldados murieron”, Tarija se había puesto de acuerdo con el teniente paraguayo. Tarija nunca decía lo que pensaba, alguien le preguntó: “¿por qué lloras? ¿Por quién lloras? ¿O es sólo que tienes hambre? ¿Tienes hambre?” Le preguntaban, pero el lloraba por su padre.

El boliviano decía: “¡no llores por tu padre!” Entonces lo mandaron llamar, lo mandó llamar Santa Cruz para que hablaran a solas. “Cálmate, le dijo, algún día podrás hacer tu venganza, podrás pelear con los paraguayos”, “Me dio mucha pena cuando mataron a tu padre”. Esto fue lo que le dijo Santa Cruz.

Desde ese entonces Tarija se fue a pelear. Pasaba por aquí cuando se iba a Oftsejheshiy [Fortín Muñoz] y les decía a los jóvenes Nivaclé que estaban en el cuartel, a ese Shivâtenajh: “váyanse, ¡váyanse que va a haber una guerra!”, “¡Abandonen a los Tucús!” le decía a los Nivaclé y después se fue a hablar con su jefe. Le dijo: “voy a hacer una recorrida” y se llevó diez soldados hacia aquél lado, hacia el fortín paraguayo. Al llegar mataron a los paraguayos. Un sólo paraguayo dejaron vivo, para que contara.

Luego se fue donde los aviones, llegó ahí donde los aviones dejaban sus cosas y ya se escuchaban los bombardeos. Había un suboficial que llegó ahí y que contaba: con su avión recorría la zona y había bombardeado una aldea, alcanzó a una anciana Nivaclé, pero sobrevivió. Aquí hirieron a la anciana. Ese “Tucús tâfaai” [avión boliviano, avión = tofai] lanzó una bomba para matar a todos los Nivaclé, pero ellos se habían escondido. El avión volvió a Oftsejheshiy (Fortín Muñoz), porque en aquella zona era la guerra, pero muy pronto los bolivianos empezaron a retroceder; dejaron muchas cosas, víveres, vacas… Los paraguayos estaban cerca y vigilaban, y después se iban a Asunción para avisar. Sonaba el teléfono, sonaba, pero nadie contestaba porque ya no había nadie más. Por esa razón empezó la guerra. Tarija le dijo a los Nivaclé: “¡váyanse de vuelta!” Él no quería que siguieran junto a los Tucús. “¡Váyanse y llévense todas estas cosas que dejaron!”, les dijo. y se fueron hasta ese fortín abandonado.

En el camino había unos cuervos comiendo el cadáver de un paraguayo. Tarija volvió hacia Oftsejheshiy (Fortín Muñoz) y de nuevo se fue a pelear, por eso hubo guerra porque un soldado paraguayo vio esos cuervos y esos muertos. Entonces Tarija volvió a Oftsejheshiy (Fortín Muñoz) y dijo, “está todo bien” y así lo dejaron salir de nuevo.

Llevó a diez Tucús, les quitó las armas y dejo que los mataran, le quitó las armas a propósito a sus compañeros, volvía y llevaba otra vez un grupo ahí mismo. Entonces ya empezó una guerra grande. Se iban contra los paraguayos muchos camiones, aviones…pero ya los estaban esperando, los paraguayos lanzaban bombas y les disparaban a los aviones.

En esa época yo era un niño y escuchaba los ruidos, por eso yo sé esa historia y ahora último, de viejo, me acuerdo más. Yo conozco esa historia, yo lo vi cuando niño Así seguía, los Tucús seguían peleando. Se escuchaba mucho ruido de disparos, allá a lo lejos se escuchaban, hacia Boquerón y después hacia Guachalla.

Tarija nunca contaba, nunca decía lo que iba a hacer, no decía que peleaba. Solía hablar con los Nivaclé. Él hablaba nuestro idioma y el de los Tucús también, Después abandonó a los Tucús y fue nombrado presidente.

Tarija era un jefe, pero igual mataba a los Tucús, porque no eran verdaderamente sus amigos. Él se fue hacia otro país, hacia La Paz. Tarija no hablaba con Tofai, porque se lo habían llevado de muy niño. En el cuartel también estaban Tinit, Ocojh y el padre de Tavtsenjha… Tacjhâtin, que era el hermano de Tarija.

Para citar este documento : Ciriaco Ceballos, "Historia del Sargento Tarija" in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/556, accessed 28/01/2022.
Categorías
Historia del Sargento Tarija nivacle Relatos

Historia del Sargento Tarija

Juan Leguán González, Fischat, 2009. nivacleL2009b
https://doi.org/10.34847/cocoon.68dbbeac-7250-4c6f-9bbe-ac7250ac6ffe

Era muy niño cuando se fue con los Tucús [soldados bolivianos]. Con los bolivianos se fue cuando jovencito. Yo le he visto cuando era joven. Él se crio dónde estaban los bolivianos. De niño se lo llevaron los bolivianos, los bolivianos, al Tarija, que era Nivaclé.

Pero sus padres se quedaron acá, se quedaron en su aldea, cerca de Esteros. La madre de Tarija era también la madre de su hermano Âshâshâ y del suegro de Tamp’asei. Tarija era el mayor de los tres, a su padre no lo conozco, su mamá si la conocí, era nivacché. Su papá murió, murió por una enfermedad tsitch’echei [sarampión].

Tarija vivía acá en el Chaco cuando lo llevaron. Lo he visto cuando yo era joven. Con el tiempo sus padres se olvidaron de él. Una tucus’ché [mujer boliviana] lo crio desde muy chico, ahí se crio hasta que fue grande. Cuando ya fue grande, lo llevaron para que fuera boliviano, ya no fue Nivaclé, lo dejaron como boliviano y le enseñaron a leer y escribir. Igual que los de hoy, que saben leer y escribir. Desde esa vez fue como un boliviano, pero él nunca se olvidó de nuestro idioma, porque ya nació con el idioma y aunque creció nunca se le olvido. De ahí viene Tarija, era Nivaclé.

Sus hermanos se quedaron aquí con su madre, y a su padre no lo he visto, murió de un tsitch’echei [sarampión] que había en esa época. En ese lugar muchos murieron de ese tsitch’echei, pero sólo murió el hombre, la mujer quedó viva. La mujer era morena y no muy alta, era la madre de esos tres. Tarija era el mayor, no había mujer entre los tres, Tarija fue el primero, el segundo fue el suegro de Tamp’asei y el último fue Âshâshâ, era muy chiquitito, el menor de todos, cuando ya estaba muriendo la madre de los tres, en cambio, él ya estaba con los Tucús [bolivianos].

Tarija acompañaba a los bolivianos cuando venían a Fischat. Esteros era el pueblo de los bolivianos, era un fortín grande, era grande, ese era el pueblo de los Tucús. Desde esa vez a Tarija se lo veía con los bolivianos. Los Nivaclé le veían en Esteros, ya tenía puesto su uniforme boliviano, también tenía su gorra militar y entraba en las aldeas Nivaclé y se sabía que era Tarija porque hablaba el idioma. – “¡Yo no le tengo miedo a nadie!” decía el Tarija, “¡Ahora soy un militar boliviano!”

Los Nivaclé se habían olvidado de él. Hace mucho tiempo que estaba con los bolivianos, pero entonces lo reconocieron. El tocaba la trompeta en el pueblo boliviano [fortín], cuando llegaba la hora de comer. El tocaba la trompeta, él tenía también sus armas y tenía buena puntería, por eso fue sargento. Creció como los samtó [blancos]. No hay otro Nivaclé que haya alcanzado el nivel de Tarija. Tarija tenía una madre que era boliviana, ya era muy anciana, él traía ropa usada de los bolivianos a sus hermanos menores, ahí en Esteros. Yo conocí a la mamá de él. Pero después murió.

Los militares comían en Media Luna, ahí estaba el fortín boliviano. Tarija tocaba la trompeta cuando llega la hora de comer y los jefes lo querían mucho. Mucho, mucho lo querían los bolivianos. Desde chico que estaba con ellos el Tarija. Una señora boliviana le había criado, después de muchos años ya nadie lo reconocía y los que eran realmente bolivianos no desconfiaban del Tarija. Sabia tocar la trompeta ese Tarija y por eso lo querían mucho. Al principio era ayudante no más, pero después ya le daban armas para que practique con los pájaros y tenía una excelente puntería.

Al correr los años, cuando yo era jovencito, lo vimos otra vez. Se iba también a General Díaz [fortín Muñoz]. En esa época lo nombraron sargento, Sargento Tarija. Después se fue al territorio de los bolivianos [Bolivia] y al año siguiente volvió otra vez y lo vimos de nuevo y escuchamos que lo habían nombrado como suboficial. Le dieron un grupo de bolivianos y él era sargento. El jefe lo puso al frente porque era hábil y fuerte y le hacían caso a lo que decía. Eso es lo que yo cuento cuando me preguntan su historia. Esto es.

A lo mejor iba a entrar de parte de los paraguayos, pero se lo llevaron de chico y fue boliviano. Lo crio una señora boliviana. Eso es todo lo que voy a contar.

Los bolivianos siempre lo mandaban al frente. Los bolivianos se enfrentaron con Paraguay, hasta Asunción. Los bolivianos iban avanzando, casi llegaron hasta allá. Aquí había mucha carretera boliviana. Abrieron el monte y limpiaron hasta Mariscal [fortín Camacho], antes estaba todo cerrado. Los bolivianos vinieron de aquel lado y abrieron el monte, los había en todas partes. Había muchos bolivianos y llegaron hasta Gral. Díaz [fortín Muñoz] porque Tarija los llevaba. Tarija los llevaba y por eso llegaron. Cuando llegaron esos jefes bolivianos a Muñoz, Tarija tuvo más poder todavía, tenía muchos soldados, era como un jefe. Desde ahí se iban a patrullar.

Pero los bolivianos mataron a los parientes de Tarija en Ftsuuc. Los ancianos salieron a pescar por la noche y de Esteros vinieron los bolivianos, como siempre hicieron su recorrida por la costa del río y ahí los vieron. Vieron a esos ancianos que estaban pescando en el río, era de noche y los bolivianos los iban a matar. Iban a matar esos ancianos, los bolivianos odiaban a los Nivaclé, nos iban a matar a todos.

Los abuelos de nosotros cuidaban esta zona. Los bolivianos no querían que los Nivaclé vivieran en esta zona, los bolivianos no nos querían en esta parte, porque iban a hacer un fortín. Querían instalarse en la laguna Escalante, lo más lindo que había en el río, entonces Tarija dijo “Yo todavía no puedo hacer nada, pero con el tiempo voy a poder defenderlos”, porque el plan de los bolivianos era liquidarnos a todos. Ellos nos iban a matar a todos. Así contaba Tarija a sus compañeros Nivaclé de Esteros, “yo todavía no puedo hacer nada, pero si veo que matan a los Nivaclé, voy a tener que hacer algo”, decía.

Tarija escuchó de los jefes que iban a venir más bolivianos, que iban a ir ocupando la tierra, que iban a ocupar toda la zona de los Nivaclé. Sólo bolivianos iban a quedar en la zona de los Nivaclé. Así le escuchó decir al Coronel Peña, en General Díaz [Muñoz], que era jefe de los bolivianos. Ahí había una casa grande, al igual que en Media Luna. Ahí también había una casa grande y muchos bolivianos. Tarija se quedaba callado y escuchaba nomás.

Al otro día los militares ya estaban esperando a los abuelos de Tarija, que venían de la pesca, siempre se iban a pescar esos abuelos, todos los días, siempre y al día siguiente ya regresaban a su aldea en Ftsuuc. Esa vez los bolivianos llegaron a la costa del río y empezaron a dispararles, les dispararon de cerca y por la espalda, los mataron a todos, ahí en donde estaban pescando. Les dispararon por la espalda, murieron mientras pescaban.

Tarija se puso furioso, muy enojado, porque eran sus abuelos. Se le metió un dolor muy grande adentro. Ya pensó en vengarse. Los bolivianos iban entrando, ya estaban cerca de Asunción. En Gral. Díaz [fortín Muñoz] había muchos bolivianos, había muchos también en Mariscal [fortín Camacho]. En Filadelfia no había muchos bolivianos, pero había uno que atendía la radio. Hacia la zona de Loma Plata, había otro jefe boliviano. En esa zona los fortines eran muy grandes, más que en esta zona, venían e iban los bolivianos abriendo caminos, a esta zona le pusieron General Díaz [fortín Muñoz]. Antes no había samtó porque no había caminos. Solo sendas Nivaclé habían, era todo Nivaclé, era todo Nivaclé. Nos iban a matar a todos. Nos iban a matar a todos si no fuera por Tarija, si no fuera por Tarija.

Tarija estaba enfurecido por lo que habían hecho los bolivianos. Había un lugar más adentro, en que los bolivianos habían matado mujeres y niños Nivaclé. Luego habían quemado sus casas, todas sus cosas y ya venían entrando más bolivianos desde Esteros y pensaban hacer lo mismo en esta zona, lo mismo que en Esteros. Los bolivianos venían a atropellar esta aldea también, esa aldea que estaba en Faaicucat.

Pero los Nivaclé ya eran expertos, hicieron una barrera donde se había secado el Bañado. Pusieron unos troncos a la orilla del bañado, taparon la entrada desde el bañado hasta el monte e hicieron esa barrera con troncos de quebracho y así se salvaron, porque no tenían armas como ellos. A veces una persona tenía una escopeta, pero no era suficiente, pero los ancianos tenían sus arcos y sus flechas. Iban a matar a todos los Nivaclé si aflojaban esa barrera. Todos iban a morir, pero la barrera atajaba los disparos.

Y de ahí Tarija pasó por acá y vio y se fue hacia General Díaz para hablar con los jefes bolivianos y les dijo que él también era boliviano. No les contó que habían matado a sus abuelos, en silencio, como si no hubiera pasado nada, esa noche se fue a conversar con los grandes jefes bolivianos. Le dijo a los jefes, “yo también puedo pelear, mañana mismo salgo con los soldados”. Pidió que le prepararán las mulas con las municiones. “Vamos a ir a pelear con Paraguay, vamos a ir por el río, si vamos por el río vamos a encontrar a los paraguayos”.

Al día siguiente estaban pescando con anzuelo los paraguayos. Estaban pescando y no se daban cuenta de nada. Esa vez, Tarija mandó al frente a sus soldados, estaban pescando en su canoa los paraguayos cuando los mataron. Estaba pescando posenjai [moncholo], tranquilos en el río, cuando los mataron. “Con esto es suficiente”, pensó Tarija, “que estén felices los bolivianos”. Tenía un dolor muy grande adentro. Estaban escondidos entre las plantas del río, mientras los paraguayos seguían pescando posenjai, sin darse cuenta, ahí les dispararon uno a uno y los mataron. Los mataron a todos.

Luego se supo lo que pasó. Supieron los paraguayos que los habían matado a todos. Los que se habían quedado en el puesto esperaron a sus compañeros, pero nunca llegaron. A la tardecita tenían que llegar y ya era de noche y no llegaban, había uno que decía “¿Y por qué no llegan todavía?” Y mientras, la canoa se iba lentamente por el río, ya estaban todos muertos, esa era la trampa que puso Tarija. Así le contó a los Nivaclé, le dolía mucho que hubiesen matado a sus abuelos.

Entonces volvió a General Díaz y las mulas ya estaban preparadas con sus cajas de municiones y se fue otra vez donde estaban los paraguayos. Ese día habían encontrado los soldados muertos en la canoa. “¡Por fin!”, dijo Tarija, “Ahora les va a doler también a los paraguayos”, pensaba, “como a mí me duelen mis abuelos”.

Tarija ya iba llegando y justo también los paraguayos estaban llegando al río. Pasaron del otro lado para buscar las huellas. Estaban mirando las huellas para saber si iban descalzos o no “¿de dónde salió esta gente?” preguntó el paraguayo, porque son huellas de samtó [blanco]. “¡el que los mató llevaba zapatón!” aquí están las huellas, desde aquí dispararon. Las miraron con cuidado y supieron que eran bolivianos ¡estaban seguros que habían sido los bolivianos!

“Por fin, pensó Tarija, yo no voy a estar cuando se pongan a pelear”. Los paraguayos vieron las balas con que les habían disparado. Miren, “¡con estas balas los mataron!” Son bolivianos, ahora sabemos, “¡esos son los que dispararon!”

Tarija se volvió donde sus compañeros bolivianos. Llegó donde estaban sus compañeros, ahí donde tenían atadas las mulas. Había varios soldados. Cuando el sol ya estaba alto, Tarija se acercó al río y vio que venían soldados paraguayos. “Acá vienen”, pensó, y enseguida se volvió para dentro, llegó donde sus compañeros y les dijo que se levanten porque los paraguayos ya vienen apuntando sus armas. – “¡Vayan por la costa del río y enfréntense con ellos!” les dijo, desde ahí empiecen a disparar.

Corrían los bolivianos. Cuando se encontraron frente a frente ya empezaron a disparar, enseguida murieron los bolivianos, mientras él se iba. Se subió en su mula y se volvió a General Díaz [Muñoz] y al llegar dijo que era el único que se había salvado, solo él, porque sabía pelear, mientras sus compañeros habían muerto todos. Las mulas se habían quedado en el lugar y unos bolivianos se fueron a buscarlas.

Así comenzó esa guerra, así comenzó, a partir de ahí ya no paró más de empeorar. Se iban los bolivianos y los paraguayos los mataban y Tarija se iba siempre a otra parte. Cuando empezaba la pelea, él ya se volvía. Tarija se iba a avisarle al jefe de los bolivianos: “Yo soy el único que se salvó porque soy el único que sabe pelear, ellos mueren porque son inútiles” y el jefe anotaba lo que decía. Cada vez era más famoso Tarija porque siempre era el único en volver. Cada vez que veía un Nivaclé le contaba lo que ocurría y le decía que no se le quitaba ese dolor grande de adentro.

Al día siguiente llevaba otro grupo más y los paraguayos también ya iban sumando muchos. Ahí ya empezó la guerra. Los que se encontraban se iban disparando y así seguía la guerra. ¡Ah! ¡Ah! decía Tarija, y mandaba más soldados. Los mandaba ahí donde está el río.

Primero era chica esa guerra, después vino más gente, mucho ruido, una guerra grande. Desde esa vez los Nivaclé dijeron que hay guerra, una guerra entre los Tucús [bolivianos] y Paraguay. Hay guerra ahora que se encontraron en el río y enseguida ya llegaron los camiones. Pero entonces ya no salía más el Tarija, ya se quedaba solamente en el fortín de General Díaz [Muñoz]. Él era el encargado de la trompeta cuando llegaba la hora de comer y cuando terminaban de comer ya salían los soldados con los camiones. Yo vi eso cuando era niño. Ese era el lugar de los Nivaclé, le llamaban Âftsejheshiy, ahí vivían los Nivaclé, esa era su aldea. Vimos también cuando los ancianos se iban al fortín a traer restos de comida, les daban los restos de comida, los bolivianos ya no tenían ganas de comer y sobraba. Ahí empezó esto.

El Tarija era un lhcaanvaclé [jefe]. Los jefes ya se imaginaban que Tarija podía ser presidente, dicen que sabía pelear, pero era mentira, engañaba a los jefes. Así hablaban de él mientras peleaban con Paraguay, pelearon mucho los bolivianos, de ahí se llevaron al Tarija de vuelta a Bolivia, lo llevaron al desierto donde viven los bolivianos para nombrarlo presidente. Nivaclé, Nivaclé, era el jefe de los bolivianos. “Tarija, Tarija” le decían. Eso es todo lo que sé.

Para citar este documento : Leguán, "Historia del Sargento Tarija" in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/206, accessed 28/01/2022.
Categorías
Asalto al rancho de patrón nivacle

Muerte de los criollos Patrón y Santiago

Pedro Mendoza, San José de Esteros, 2008. nivaclePM2008a
https://cocoon.huma-num.fr/exist/crdo/meta/cocoon-26156172-2c3e-491d-9561-722c3e591dab

Yo cuento esta historia, la historia de un lhcaanvacle’ay [antiguo jefe], un anciano al que mataron en Tafufcat. Ahí. El que le mató ya se fue lejos de ahí, porque ese jefe tenía mucha gente, antes, los Nivaclé se vengaban porque se querían, entonces el Tofai se fue a buscarlo, iba con Antona’ay, que yo conocí cuando niño, y Vôcôqitajh, que le decían “Rivas” …y el Tofai. También iba ese abuelo Ojcan’ay, todos era Lhcaanvaclés, como el Ojcan’ay.

Ese Tucús vivía desde hace tiempo en ese lugar. Había mandado llamar al Lhcaanvacle’ay y le ofreció tabaco, le ofreció víveres, provista…pero era una trampa. Ahí lo mató. Ahí murió el Lhcaanvacle’ay. De ahí arrancó ese boliviano, pero arrancó en dirección de la aldea de Tofai, allá en Jocat, y por ahí se quedó, como dos años, hasta que el Tofai lo vino a buscar.

Se iban en canoas porque la casa estaba en medio del Bañado. A esta altura estaba el sol cuando llegaron, entonces dijo: “Amigo, estoy llegando ¿Dónde puedo dormir esta noche?” El Samtó le señaló un lugar, era cerca de la casa y el samtó se puso contento y pensó: “ahora sí, aquí lo tengo a este Tofai, por fin lo voy a matar. Lo voy a matar”.

En la noche, el alma de ese Nivaclé muerto vino a atacar al Tofaai, pero alcanzó a despertarse y le habló al alma: “¡párate ahí! ¡Mejor anda a atropellar a ese Samtó que es el que te mató!” le dijo.

Por la mañanita había un animal huacho que mordía el mosquitero de Vôcôqitajh y éste se enojó. Le avisaron: “¡Cuidado! ¡Ese huacho se está comiendo tu mosquitero!” Rivas se levantó furioso y garroteo el animal y el samtó gritó, “¿Por qué estas garroteando mi animal?” y el Rivas contestó: “¡porque se está comiendo mi mosquitero!”

Desde la mañana vigilaban a ese samtó que estaba armado, hasta que como a esta hora, al fin alzó su cinto con el revolver. Por fin, dijo uno, por fin se quitó las armas y un rato después se empezaron a acercar. Llevaban ponchos y debajo los garrotes. Cada uno se sentó con su boliviano, había un samtó que presentía que algo iba a pasar y se puso a ordenar. No se daban cuenta esos samtó, pero ya cada Nivaclé estaba con uno. Cuando se olvidaron de todo los samtó, entonces dijo un Nivaclé “¡Ahora!” y cada uno le pegó con su garrote de palo mataco, pero a Ojcan’ay no le salió bien el golpe y tuvo que pelear con el samtó. Los otros se repartían las cosas de esos samtó. Así pelearon. El Tofaai mató a su samtó, pero uno de los samtó salió corriendo. Oigan dijo: “¡ayúdenme con este samtó!” y de aquel lado vino el Nincajh’ai y dijo “¿qué pasa? ¿qué pasó con ese samtó?” el Nivaclé ya estaba encima del samtó y le otros le decían “¿por qué no lo matas de una vez? ¡Levántalo un poco para que lo pueda acuchillar!” y lo acuchilló y ahí vieron ese otro samtó que iba corriendo y que entró en el Bañado, en aquella zona había muchos riachos y ese no podía correr rápido porque llevaba bombacha y le pesaba.

Ahí había un loro que era de los samtó, los Tucús que vinieron de Gral. Díaz llegaron y le preguntaron al loro, cuando llegaron le preguntaron al loro “¿Quién mató a tu padre?” y el loro respondió: “Tofaai”. También Rivas, Oscar, Antonaa… decía el loro. Se enojaron mucho con el Tofaai, pero no tenían cómo matarlo y pensaron: “vamos a invitarlo al cuartel”.

Más o menos tres meses más tarde le llevaron víveres. Había un Nivaclé que estaba con ellos y lo mandaron con tabaco y otras cosas para el Tofaai, para invitarlo al cuartel. Tofaai respondió que no iba a ir porque era una trampa y dijo también: “la palabra mala no mata”.

Días después le mandaron nuevamente víveres y cosas en una carreta. Los mató a todos. Le mandaron todas las provisiones que tenían, eran dos los bolivianos. Llegaron a la aldea y llamaron. Llamaban al Tofaai, decían: “¡Aquí están los samtó que traen muchos víveres!” El Tofaai tomo su garrote y lo colgó en su cintura. – “¡Aquí hay víveres!” gritaban los otros. Y Tofaai respondió “No los voy a comer, ¿para qué voy a comerlos si no son míos? Tengo mucha comida en el monte” dijo y los mató a los dos. Se enojaron aún más los Tucús.

Hubo Nivaclés que se asustaron y escaparon hacia distintos lados. El Tofai dijo: “yo no me voy a mover de aquí, tengo mucho monte para esconderme”. Desde aquella vez el Vôcôqitajh se vino más hacia esta zona y otros se fueron a Fischat.

Para citar este documento : Pedro Mendoza, "Muerte de los criollos Patrón y Santiago" in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/185, accessed 28/01/2022.
Categorías
Historia del Sargento Tarija nivacle Relatos

Conscripción de los nivaclé

Pedro Mendoza, Fischat, 2008. nivaclePM2008b
https://doi.org/10.34847/cocoon.6b96971c-feb5-474c-9697-1cfeb5674c89

Yo solía llegar hacia la zona de los t’oyis [riachos]. Solíamos ir a ese lugar con mis padres, ya estaban los Tucús [bolivianos], si veían un Nivaclé lo mataban. Por aquí pasaba el camino de los Tucús, seguía la costa del Bañado. Los Elé [misioneros] ya iban juntando a los Nivaclé aquí. Al principio había muchos bolivianos, después se volvieron a su país, es por eso que los antiguos se refugiaban en el monte, algunos se iban hacia Fischat [misión San Leonardo Escalante], porque día a día recorrían los Tucús.

Yo escuché que había un baqueano que andaba con los paraguayos, estaba también el Nivaclé Nifec, que andaba con los paraguayos, él los acompañaba y les mostraba los lugares. El San Martín también estaba con los paraguayos y un petizo que se llamaba Eyé. Él se iba con un grupo y San Martín con otro, ellos iban delante, ellos les enseñaron a los paraguayos a comer fruta silvestre, les hicieron comer todas esas frutas nuestras, comían juntos y los llevaban a los lugares. Tenían armas, vestimenta, gorras, zapatón. El San Martín guardó ese uniforme. Para muchos, fue bueno cuando llegaron los Paraguay.

Pero otros estaban con los bolivianos, como Ocojh…[Urquiza] querían irse con los bolivianos, Toyshit’a y Ramón también, el padre de Dalia. Eran jóvenes.
querían entrar en la guerra, porque ya eran militares en Oftsejheshiy [fortín Muñoz], pero vino aquel lhancume’et [cautivo, prisionero] que le decían Tarija y los mandó de vuelta a sus aldeas. Era una guerra grande, ya venían arrancando los bolivianos y Tarija decía: “yo también voy arrancando hacia la Argentina”. Ese Tarija fue el responsable de la guerra, porque los bolivianos habían matado a muchos Nivaclé. Un día pensó: “¿qué voy a hacer contra estos bolivianos que están matando a mi gente?” Es así que los llevó a aquella zona de los Paraguay. Los bolivianos veían a un paraguayo y lo mataban y los paraguayos igual. Él hizo su servicio militar en Tojqisham’jpoich [“casa grande”, fortín Esteros]. Aquellos Nivaclé que estaban por entrar al fortín, les habían regalado pala, cantimploras y otras cosas, galletas, picadillo, eso era para el viaje. Decían que había guerra en Boquerón. Cuando almorzaron, Tarija les dijo: “Hermanos, váyanse a sus aldeas, yo también me voy a la Argentina, porque los bolivianos están perdiendo”.

Para citar este documento : Pedro Mendoza, "Conscripción de los nivaclé" in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/181, accessed 28/01/2022.