Tofaai, venganza contra «Patrón»

[nivaclePS2008a] Pastora Sánchez, Nicolas Richard, Pedro Rojas, Consuelo Hernández, Pablo Barbosa @ Pablo Stahl, 2009

 

Mi abuelo era de Campo Azul. Aquella vez se fueron donde unos pobladores que habían matado a unos nivacle y los habían echado en un pozo. Hasta allá se fueron. Cuando supieron dónde era ese lugar, ahí se fueron para matarlos. Los mataron a todos. También a las niñas. Mi abuelo era muy bravo. El era un malo. Así mató a todos esos samtó [colonos]. Mató al principal, que le decían «Patrón» y también a «Santiago». Tofaai no mató a esos principales, sólo mató a los más niños. Mi abuelo en cambio era malo y nunca pedía a nadie que lo ayudara, él mismo mataba.

Ese samtó estaba preparando unas lonjas [de cuero]. Tenía el cuchillo en la mano y le daba miradas de odio a mi abuelo. Mi abuela le decía, ¡Aléjate un poco antes que te mate ese samtó! Y hacía un conjuro juuvôô, pedía que este samtó suelte sus armas. Mientras mi abuela hacía sus cantos para ayudarlo, al fín el samptó alzó sus armas y su cinto sobre un algarrobo y ahí lo agarró mi abuelo. Lo agarró y el samtó intentaba pegarle con la cabeza. Mi abuelo gritaba: ¡vengan! ¡ayúdenme! y ahí lo hacharon. A ese jefe «Patrón» le dieron con un hacha en la cabeza y sangraba mucho. ¡Ayúdenme! gritaba mi abuelo. Y vino otro y lo acuchilló, ¡pero seguía vivo! Hasta que vino otro y lo destripó. El samtó trató de correr, pero se le caían las tripas hasta los pies. ¡Agárrenlo! gritó mi abuelo. Uno lo alcanzó y lo garroteo en una pierna, después le dieron en la otra pierna y ya se cayó. Ahí lo agarró de nuevo mi abuelo y lo dejó en el suelo. Lo garrotearon en sus piernas ¡Apártense! decía mi abuelo, ¡En un momento ya morirá! El samtó se revolcaba y pateaba en el suelo. Aguantó mucho rato los cuchillazos. ¡Apártense! decía mi abuelo, ¡Ya está por morir, ya está tiritando! Había intentado salir corriendo, todo destripado.

A las niñas también las mataron, como si estuvieran durmiendo, las pusieron en una fila. Así las puso mi abuelo, en fila. ¡El fue el que mató a esa gente! ¡Mi abuelo Vôcoqitajh era fuerte y era malo! Los samtó le decían : «Rivas». Mi abuelo era el más bravo. No pedía ayuda para matar si podía. ¡Mientras que Tofaai no podía con ese Santiago! El también era un lhcaanvaclé [cacique, jefe]. Así fue como los nivacle los mataron a todos. 

Esto ocurrió en Pactsechat, sobre el camino de Utsichat. Mataron a las mujeres. El abuelo de Shpônôcôt… él lo acuchilló y lo destripó, junto con los otros nivacle. Al principio no murió. Quería correr pero se enredaba con sus tripas. Lo siguieron y lo garrotearon en sus piernas. En cambio Tofaai era un cobarde, ¡de balde era el jefe! mi abuelo era el que peleaba. Rivas era el más fuerte y malo.

Mientras Tofaai perseguía de balde al Santiago, el tío de Avoyjhes se puso delante de la puerta para que Santiago no agarrara su arma. ¡Sal de mi puerta que quiero entrar! gritó el samtó. Y el nivacle le pegó fuerte en la cara. El samtó cayó en el suelo, y ahí recién aprovechó el Tofaai para garrotearlo. De balde lo había seguido antes. Mientras tanto mi abuelo ya había hecho lo que tenía que hacer. Mi abuelo era bravo. Por eso agarró al jefe de los samtó. ¡Hasta las hijas jóvenes! y las puso en una fila. Cuando acabó, le arrancó a cada uno su cabellera, a las niñas, niños, chicas…. Estaba furioso porque habían matado a muchos nivacle y también a las nivacchei. 

Si encontraban a un cazador nivacle ya lo mataban. De repente el nivacle no aparecía o no llegaba en la noche. Así que esta era su venganza y los mató a todos. Se vengó de «Patrón». Éste ni siquiera había escondido las armas de los nivacle que echó al pozo. Las dejó ahí afuera, a la vista, al costado de la casa. El anciano Tô’ô dijo ¡miren! ¡ahí están las armas de nuestros amigos! ¡Miren cómo nos provoca este samtó! ¡Está mostrando las armas que le quitó a nuestros compañeros! Mi abuelo decía ¡que bien que no las haya escondido, porque ahora yo estoy aquí! 

Alrededor de esa casa estaba el Bañado. Pero eso no era un problema para los nivacle. De lejos había empezado a dispararnos. Disparaba, pero la mujer del samtó le decía que dejara de disparar : «Vienen con sus mujeres y sus niños, no vienen a pelear», decía, ¡Si no vendrían solos! Mi abuelo en cambio se seguía acercando y pensaba: «¡Dispara nomás! ¡Tú ya estás muerto porque yo ya estoy aquí! El samtó dijo, ¿qué quieren ustedes? ¡Yo no necesito a los nivacle! ¡les voy a disparar! Y mi abuelo le respondió que no había problema, que él también tenía armas. De un lado tenía un fusil y del otro una escopeta, aquí y aquí llevaba muchas balas, también tenía cuchillos. Estaba furioso ¡Se había puesto la vincha del tucán! Eso significaba que iba a matar. Llevaba también una tira de plumas que le caía por la espalda y tenía también un cintillo de perlas que le caía hasta los hombros. Eso significaba que él era un grande, un lhcaanvaclé. ¡Este tucán es para pelear! decía. En Pactsechat estaban estos tucus, hasta ahí se fueron los nivacle, al medio del Bañado, pero eso no era difícil para mi abuelo ¡los mataron a todos!

Cuando volvieron trajeron las cabelleras hasta de las niñas, de la madre y de los niños. Las chicas eran varias, las pusieron en fila y a cada una le arrancaron la cabellera. Cuando terminaron de arrancarlas, las alzaron al sol para que se sequen. Les echaban dentro unas hierbas para que guarden su forma. Eso era un día de trabajo. Ponían hierbas dentro de las cabelleras y luego unas brasas dentro para secarlas. Así las iban preparando hasta poder colgarlas, ¡tenían muchas! Tiraban algunas, porque ya eran muy viejas y no servían. Mientras mis abuelas cantaban, cantaban contentas porque mi abuelo había matado. 

Los otros se decían que eran jefes pero no tenían coraje. El Tofaai es muy conocido como jefe, mi abuelo nunca quiso ser jefe, tenía vergüenza de ser un jefe, era fuerte y era malo. Decían que nació en Jocat, los otros nivacle también eran de Jocat, esa era la aldea de Tofaai. El mezquinaba esa zona, mezquinaba mucho. De lo contrario iban a morir todos los nivacle. Mezquinaba, no dejaba entrar a ni un samtó, ¡los mataba! como  también a los tucús [soldado boliviano]. Pero los paraguay eran sus amigos. Habrían matado a todos los nivacle si es que mis abuelos no se hubiesen enfrentado con ellos. Mi abuelo era dueño de sus tierras. Le habían dado un documento. Los elé [misioneros] le hicieron ese documento. No permitían que entre ningún samtó. Mezquinaba la tierra. 

Se fueron, se devolvieron esos  bolivianos a su pueblo. Se volvieron y abandonaron todo ahí, en medio del Bañado. Habían dos nivacchei que se fueron con esos tucús, las encontramos después, cuando fuimos a los Ingenios [azucareros de Salta] y volvieron con nosotros. Volvieron esas mujeres. También un yilhai [wichi] que se vino con ellas. Ellos se habían ido con los tucús, él era amigo de Santiago. 

Habían agarrado a  dos nivacle, los amarraron y metieron en un pozo. Estuvieron toda la noche tratando de masticar y cortar esa cuerda. En la madrugada lograron cortar esa cuerda y se escaparon pero el Patrón tenía un pájaro Tô’ô y el pájaro gritó : Tô’ô! Tô’ô! y el Patrón mandó ver si eran los nivacle. A lo mejor se escaparon, pensaba. Y los hombres del patrón los siguieron y agarraron en el alambrado. Los samtó los agarraron y los llevaron de vuelta. Los colgaron, los mataron y los tiraron en el pozo. Era el pozo del Patrón. Lo envenenó y se volvió a su casa. Después lo pagó. 

Para citar este documento : "Tofaai, venganza contra «Patrón»", Pastora Sánchez in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/59, accessed 03/12/2020.


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.