Categorías
Historia del Sargento Tarija nivacle Relatos

Âshâshâ, que creció en el fortín

Ashâshâ, que creció en el fortín. ¿De dónde somos? ¿De dónde venimos? Existencia de Adán y Eva y anterioridad de los nivaclé. Identidad del padre y madre del narrador. Su padre se crio en el fortín Muñoz, en donde conoció a su madre. Lo crio una boliviana con leche de vaca y aprendió los idiomas. Cuando la guerra, el abuelo Toot’a insistió para que abandonara el ejército, pero contestó que de todos modos se irían los soldados, pues había iniciado una guerra. A él se dirigían los nivaclé para saber lo que harían los soldados.

Carlos Gutierrez, Yishinashat, 2009 – nivacleCG2009d
https://doi.org/10.34847/cocoon.58bd4472-b9f8-46de-bd44-72b9f826de2f

Primero, al principio, estaban nuestros padres; mienten los que dicen que hace poco estamos acá, aquí ya estaban los Nivaclé. Por eso yo cuento esto, el principio de la historia. Al comienzo, hace mucho tiempo, ya estábamos en estos lugares, venimos todos de una misma semilla, del que le dicen Adán él era el único, nadie más, y estaba también Eva. Pero antes, ya estaban los Nivaclé en esta zona. Hubo muchos que murieron, y siguieron muriendo. Los que sobrevivieron, se convirtieron a Jesús, mienten los que dicen que somos nuevos venimos de muy lejos, es larga nuestra historia, una larga historia. Por eso siempre digo que fuimos los primeros en estar aquí eso lo sé por los antiguos.

Mi padre volvió a Âftsejheshiy (Gral. Díaz, ex fortín Muñoz) cuando se fueron los bolivianos. mi padre entendía lo que hablaban los paraguayos él entendía el guaraní y también el castellano, fue a Visitar a mi hermana en Campo Alegre y allá murió, allá murió mi padre. Cuando fue me dijo: “hijo, me voy a visitar a tu hermana, y tú te quedas aquí”. Llegó allá y se murió, Habrá sido hace unos ocho años, hace tiempo. Cuando joven, mi padre era militar y mi madre era de otra zona, se encontraron en Oftejeshiy (ex Muñoz), Ahí se encontraron y se juntaron con mi madre. Mi padre y mi madre vienen de aquellos lugares.

Mi padre venía de la zona de Esteros. Los bolivianos encontraron a mi padre y lo criaron desde pequeño, cuando ya fue grande se encontró con mi madre. De aquella parte venía. Ella venía del lado de Mariscal [Mcal. Estigarribia, ex Camacho], de ese lado vino, los bolivianos le decían «Juana», Le decían «Juana» y su nombre nivacché es Satunjha. «Juana» era mi madre. Así le decían los bolivianos.

Habían muerto todos los padres de mi padre. Lo llevaron cuando pequeñito donde una boliviana que se llamaba Jilera [?] ella vivía con uno que se llamaba «Patrón». Él le daba leche de vaca. Ahí creció, y aprendió a tomar su leche sólo, era un niño muy inteligente, ya sabía hacer las cosas sólo; cuando el niño se sentaba sólo, la boliviana se ponía contenta: «Qué bien que mi hijo ya sea grande», decía la boliviana, «que bueno». De niño ya hablaba como los samtó (criollos) y cuando ya fue creciendo, nuestro abuelo Toot’a le enseñó nuestro idioma, no era tan viejo aún nuestro abuelo Toot’a, de Esteros.

Mi padre era joven cuando se juntó con mi madre. No sé cuántos años tendrían en aquel tiempo, por eso digo, ¿Hace cuánto tiempo habrá sido esa historia de los bolivianos? Parece que fue en el año 35’ que se pelearon. ¡Suerte que mi padre no se fue con los bolivianos, se habría quedado en Villamontes, pero su abuelo vino a buscarlo y se lo llevó, Le dijo, «¡Tienes que alejarte de los bolivianos porque te van matar!» Esto le dijo, «Aléjate de ellos, porque si te llevan más lejos te van a matar». “Los bolivianos nos odian”, decía, y entonces su abuelo se lo llevó a una aldea en Esteros y mi madre se fue con él.

Por eso digo, yo no sé de dónde soy. Mi padre viene de un lado y mi madre de otro. Así que Oftsejheshiy [Gral. Díaz] es también el lugar de mi papá. Ahí nací yo, después que se fueron los bolivianos, después de la guerra se fueron todos. Cuando mi padre estuvo en la guerra yo todavía no nacía. ¡Mi padre era el único que entendía ese idioma! Los Nivaclé decían: “Hay que hablar con él, que es el único que entiende a esta gente que viene (bolivianos)”.  Decían «no te vayas con ellos que te van a matar». Y él respondía, «no, yo les conozco, yo sé lo que les voy a decir». El entendía y ellos lo conocían. Así fue.

Mi padre le dijo a los Nivaclé: “a partir de hoy los bolivianos se van a ir de acá”. Ese lugar se llamaba Muñoz. Muñoz. “Se van a ir de acá, se van a volver a su país”. Así le traducía a los Nivaclé, y después los Nivaclé se avisaban entre sí.

Para citar este documento : Carlos Gutierrez, "Âshâshâ, que creció en el fortín" in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/579, accessed 29/11/2021.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.