Categorías
Historia del Sargento Tarija nivacle Relatos

Historia del Sargento Tarija

Sargento Tarija. En un asalto, los soldados matan al padre del niño nivaclé Tarija, que es llevado al fortín, en donde crece y se educa, hasta hacerse sargento. Es respetado por sus compañeros y por el mando militar. Pero el recuerdo de su padre muerto lo tortura. Tarija precipita la Guerra del Chaco, guiando patrullas bolivianas hacia posiciones paraguayas una y otra vez aguas abajo por el Pilcomayo. Llama a la deserción de los conscriptos nivaclé. Bombardeo de una aldea y herida de una anciana. Al terminar la guerra, Tarija se fue a Bolivia.

Ciriaco Cevallos, Fischat, 2008. nivacleCC2008e
https://doi.org/10.34847/cocoon.97f66b85-0fc6-4da6-b66b-850fc67da699

Allá en Ftsuuc mataron a su padre, Tarija era un niño. Le dispararon a su padre y se llevaron al niño Tarija a caballo; los bolivianos mataron a su padre, eso fue al principio. Se llevaron al niño Tarija hasta la «casa grande» [fortín], ahí lo criaron, dos años después, ya lo usaban para los mandados, cuando creció y ya era jovencito, entró en el cuartel como soldado. Los bolivianos se lo llevaron y ahí le enseñaron.

Ahí había un militar que se llamaba Santa Cruz [padre de Alberto Santa Cruz]. Éste le dijo: “cuando seas más grande yo te voy a mandar para que pelees con los paraguayos”. “Ahí vas a poder vengarte, porque te dejaron huérfano.” Cuando Tarija creció, ya sabía muchas cosas y pensaba. Un día lloró, lloraba por su padre, un boliviano le preguntó: “¿por qué lloras? ¡No estés triste!” El lloraba porque se acordaba de su padre. Él tenía siempre eso adentro, aun cuando grande y pensaba: “ya me voy a vengar de los Tucús…. Cuando sea un jefe, los llevaré hacia Paraguay para que los maten”.

Y así empezó. Los llevó…los llevó… Llevaba esos Tucús donde los paraguayos y al volver decía: “soy el único sobreviviente, todos mis soldados murieron”, Tarija se había puesto de acuerdo con el teniente paraguayo. Tarija nunca decía lo que pensaba, alguien le preguntó: “¿por qué lloras? ¿Por quién lloras? ¿O es sólo que tienes hambre? ¿Tienes hambre?” Le preguntaban, pero el lloraba por su padre.

El boliviano decía: “¡no llores por tu padre!” Entonces lo mandaron llamar, lo mandó llamar Santa Cruz para que hablaran a solas. “Cálmate, le dijo, algún día podrás hacer tu venganza, podrás pelear con los paraguayos”, “Me dio mucha pena cuando mataron a tu padre”. Esto fue lo que le dijo Santa Cruz.

Desde ese entonces Tarija se fue a pelear. Pasaba por aquí cuando se iba a Oftsejheshiy [Fortín Muñoz] y les decía a los jóvenes Nivaclé que estaban en el cuartel, a ese Shivâtenajh: “váyanse, ¡váyanse que va a haber una guerra!”, “¡Abandonen a los Tucús!” le decía a los Nivaclé y después se fue a hablar con su jefe. Le dijo: “voy a hacer una recorrida” y se llevó diez soldados hacia aquél lado, hacia el fortín paraguayo. Al llegar mataron a los paraguayos. Un sólo paraguayo dejaron vivo, para que contara.

Luego se fue donde los aviones, llegó ahí donde los aviones dejaban sus cosas y ya se escuchaban los bombardeos. Había un suboficial que llegó ahí y que contaba: con su avión recorría la zona y había bombardeado una aldea, alcanzó a una anciana Nivaclé, pero sobrevivió. Aquí hirieron a la anciana. Ese “Tucús tâfaai” [avión boliviano, avión = tofai] lanzó una bomba para matar a todos los Nivaclé, pero ellos se habían escondido. El avión volvió a Oftsejheshiy (Fortín Muñoz), porque en aquella zona era la guerra, pero muy pronto los bolivianos empezaron a retroceder; dejaron muchas cosas, víveres, vacas… Los paraguayos estaban cerca y vigilaban, y después se iban a Asunción para avisar. Sonaba el teléfono, sonaba, pero nadie contestaba porque ya no había nadie más. Por esa razón empezó la guerra. Tarija le dijo a los Nivaclé: “¡váyanse de vuelta!” Él no quería que siguieran junto a los Tucús. “¡Váyanse y llévense todas estas cosas que dejaron!”, les dijo. y se fueron hasta ese fortín abandonado.

En el camino había unos cuervos comiendo el cadáver de un paraguayo. Tarija volvió hacia Oftsejheshiy (Fortín Muñoz) y de nuevo se fue a pelear, por eso hubo guerra porque un soldado paraguayo vio esos cuervos y esos muertos. Entonces Tarija volvió a Oftsejheshiy (Fortín Muñoz) y dijo, “está todo bien” y así lo dejaron salir de nuevo.

Llevó a diez Tucús, les quitó las armas y dejo que los mataran, le quitó las armas a propósito a sus compañeros, volvía y llevaba otra vez un grupo ahí mismo. Entonces ya empezó una guerra grande. Se iban contra los paraguayos muchos camiones, aviones…pero ya los estaban esperando, los paraguayos lanzaban bombas y les disparaban a los aviones.

En esa época yo era un niño y escuchaba los ruidos, por eso yo sé esa historia y ahora último, de viejo, me acuerdo más. Yo conozco esa historia, yo lo vi cuando niño Así seguía, los Tucús seguían peleando. Se escuchaba mucho ruido de disparos, allá a lo lejos se escuchaban, hacia Boquerón y después hacia Guachalla.

Tarija nunca contaba, nunca decía lo que iba a hacer, no decía que peleaba. Solía hablar con los Nivaclé. Él hablaba nuestro idioma y el de los Tucús también, Después abandonó a los Tucús y fue nombrado presidente.

Tarija era un jefe, pero igual mataba a los Tucús, porque no eran verdaderamente sus amigos. Él se fue hacia otro país, hacia La Paz. Tarija no hablaba con Tofai, porque se lo habían llevado de muy niño. En el cuartel también estaban Tinit, Ocojh y el padre de Tavtsenjha… Tacjhâtin, que era el hermano de Tarija.

Para citar este documento : Ciriaco Ceballos, "Historia del Sargento Tarija" in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/556, accessed 29/11/2021.

Una respuesta a «Historia del Sargento Tarija»

[…] Desde ese entonces Tarija se fue a pelear. Pasaba por aquí cuando se iba a Oftsejheshiy [Muñoz] y le decía a los jóvenes nivacle que estaban en el cuartel, a ese Shivâtenajh: ¡Váyanse! ¡Váyanse que va a haber una guerra! ¡Abandonen a los tucús! le decía el Tarija a los nivacle. Y después se fue a hablar con su jefe. […] Pero muy pronto los bolivianos empezaron a retroceder. Dejaron muchas cosas, víveres, vacas… Los paraguayos estaban cerca y vigilaban, y después se iban a Asunción para avisar. Sonaba el teléfono, sonaba, pero nadie contestaba porque ya no había nadie más. Por esa razón empezó la guerra. Tarija le dijo a los nivacle ¡Vayánse de vuelta! El no quería que siguieran junto a los tucús. ¡Váyanse y llévense todas estas cosas que dejaron! les dijo. Y se fueron hasta ese fortín abandonado. (C.C.2008c) […]

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.