Havatu [J. Belaieff], el general brujo

[nivaclePS2008c] Pastora Sánchez, Nicolas Richard, Pedro Rojas, Consuelo Hernández @ Pablo Stahl, 2008

Él [Havatu] era compañero de los nivacle, gracias a él se salvaron de los tucús. Los paraguayos no eran tan fuertes, los nivacle los ayudaron. Los tucús eran más fuerte porque tenían unas ‘armas grandes’. Cuando disparaban con esa arma, mataban a casi todos los paraguayos. Entonces tuvieron que contratar a Vatse’ejh. El jefe de los paraguayos lo contrató. Cuando llegó, el fué el que desarmó esa arma grande. Con esa habían matado muchos paraguayos. Cuando llegó, usó una luz parecida a la luna.

A los dos ejércitos se les acabaron las balas, peleaban con cuchillos, ya sólo usaban sus cuchillos esos tucús y paraguay. Los nivacle mataban a los que escapaban. Los paraguayos eran compañeros de los nivacle. Después los tucús arrancaron, se volvieron a su país. Muchos murieron. Mataron también al jefe de los tucús, se peleó con el jefe de los paraguayos. Los dos murieron, los dos murieron. 

Parece que hasta ahora tienen su tumba en un cementerio, era un general paraguayo. Venía de Asunción. De ahí venía. Su casa no era tan linda, ponía bolsas alrededor. No quería aparentar como un jefe. Era el único que tenía una casa fea en una ciudad grande. Era un brujo. Usaba su magia para que no reventaran los disparos de las armas de los bolivianos.

También el arma grande con que mataban mucha gente, ahí llegó él, solo ese nombre tenía, general… general… no sé cuál era su nombre real. Los otros le decían Havatu, ese era seguramente. Solía morir y a los dos días ya sale de nuevo como un joven. Solía morir… unos días se quedaba debajo de la tierra y después aparecía de nuevo, más joven. Era blanco… trajo una tucúsché que era su mujer. Era muy jovencita. Pero al final, él era más joven que ella. Los tucús mandaron soldados para agarrarlo. Decían, ¡llegó un toye’ej [brujo, mago]! Usaba un pantalón viejo. Algunos decían : ¿qué se puede hacer con él? otros respondían, ¡Hay que dispararle! y le dispararon. Pero pasaba su mano por la herida y esta se cerraba. – Dispárenle en el pecho! y ahí le dispararon pero otra vez hizo igual, y con la mano se sanó. Ahí él demostró. Agarró su cuchillo, se los mostró y cortó profundo en su brazo, hasta los huesos. Y se lo mostró a los soldados y con su mano cerró la herida. Los bolivianos se asustaron.

Entonces se llevó una tucus’che. El padre de esa chica no quería dar su hija le decía: «¡No te vayas con éste! ¡Es un salvaje! ¡El mató a muchos de los nuestros! ¿Cómo te vas a casar con él si ha matado a mucha gente nuestra? Así decía el padre de la chica.

Para citar este documento : "Havatu [J. Belaieff], el general brujo", Pastora Sánchez in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/53, accessed 03/12/2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.