Havatu [J. Belaieff], viaje a Asunción

[nivacleFS2009c] Francisco Saravia, Nicolas Richard, Pedro Rojas, Pablo Barbosa @ Uj’e Lhavos, 2009

El [Havatu] llegó ahí, puso su vincha de plumas de garza rosada y tomó chicha con los nivacle. El hacía como los lhcaanvaclé [jefe] nivacle. Esto me contaba mi padre. Él lo acompañó desde Fischat a Asunción, a pie ¡Asunción es lejos a pie!

Llegaron a un lugar… ¿cómo es que se llama la misión de los Yilhayitas [enlhet]? hacía aquellos lados… Maklhawaya. Ahí durmieron esa noche. Y Vatse’ej [Havatu] dijo ¿Ustedes quieren ver algo? – Sí, queremos ver, respondieron todos. Y se hizo un corte en el brazo ¡y no sangraba nada! entonces se hizo otro corte más arriba ¡pero tampoco sangraba! Se cortaba por todas partes el cuerpo y nunca salía sangre. Sólo él sabía hacer esto.

Entonces preguntó ¿Qué quieren comer? ¿Quieren comer pescado? – Si! le respondieron los nivacle. Y abrió una bolsita donde tenía anzuelos. Cortó un pedazo de cecina y lo tiró sobre la tierra firme. ¡Iba a ser que sacó un moncholo [pez] de la tierra! ¿cuántos pescados quieren? y los nivacle respondieron ¡cinco! y pescó los cinco pescados de la tierra. ¿Qué clase de hombre era ese? ¿Qué creen ustedes (entrevistador)? Después fumó y dijo – Voy a tirar este cigarro encima del techo de la casa. Y el cigarro aparecía de nuevo de la tierra, a los pies de alguno de los nivacle. Estas cosas hacía Vatse’ej [Havatu].

Durmieron y en la madrugada siguieron su viaje. Donde los agarraba la noche dormían y comían lo que sea. El  compró víveres del almacenero. No sé cuántos meses duró ese viaje. Iban a pie. Llegaron al pueblo donde antes estaba su casa, que se le llama Jardín Botánico, en aquel tiempo, ahí llegaron. Se quedaron ahí como una semana. Y Vatse’ej dijo – ¡Bañense! ¡Los voy a llevar a pasear al centro [de la ciudad]!. Y se bañaron los nivacle. Todos usaban faldas, como era antes. Alguien le preguntó ¿quiénes son éstos que te acompañan? Y el dijo, son indígenas de Escalante. Y los llevó al cine. Cuando terminó el cine, ya se fueron a su casa. Unas dos semanas estuvieron ahí los nivacle y decía Vatse’ej, yo me quedaré aquí, porque ya no hay más guerra con los tucus. Me quedaré aquí con los paraguayos….estaba enojado, por algo estaba enojado.

Tenía un avión que el usaba. El venía de una revolución [1917], así le decía ese hombre a los muchachos. Una revolución. Esa era costumbre de él. Los nivacle tenían miedo de estar tanto tiempo con él y ya se devolvieron. El decía – Si los paraguayos se enojan, con este sombrero mío ya cubro todo Asunción. ¡Así voy a hacer con mi sombrero! decía. A mi padre le contó ésto un tal Vaninâth, ese nivacle era de Utsichat y Vatse’ej le dió un lugar cerca de Asunción y hasta ahora ahí está el pueblo de los nivacle, Vaninâth se llamaba.

A Vaninâth lo respetaban los paraguayos de Gral. Díaz. Le daban pantalón, botas, espuelas y… no sé como se llama esto otro… y la gorra así, como militar, Se lo dieron al muchacho, se lo regalaron. Es que había sido nombrado como un sargento. Era un indígena también ese… Cacique Mojo… el era el portavoz del Cacique Mojo. Cuando los paraguayos recorrían el campo, en General Díaz, llegaron ahí y Vaninât se ponía ese uniforme para recibirlos. Se ponía todo su uniforme y salía a conversar con ellos. Parece que entendía. Los militares se lo llevaron hasta donde están ahora los maká [Roque Alonso]. Allá llevaron al nivacle. Pero luego hubo una pelea entre los maká y los nivacle, se separaron, ahora ya son amigos. Eran muy pocos los maká. Eran ancianos. Hace poco he visto en la tele la fiesta [baile] de ellos. Y había muchos jóvenes, pero esos jóvenes son (nivacle) de Fischat, de Utsichat, de Vavojiy. Eran muchos, después volvieron. Mi padre aquella vez trajo tabaco. Decía él que viajaron varios días, dormían en el camino cuando querían y si hacía mucho calor, andaban de noche. Así fue

No sé cuántos viajes hicieron. Creo que los vi llegar dos veces. Y después nunca más llegó, seguramente murió, tampoco quería morirse, ¿pero qué le vamos a hacer? El dijo que no se iba a morir nunca… pero igual murió nomás. Desde que terminó la guerra el iba a fortín General Díaz. Solía ir a esa parte con su camión Ford 4. En esa época yo ya estaba. Así es. No llegó nunca más. No sé cuánto era él. Yo era un niño, me iba ahí cuando tomaban chicha, le he visto al Vatse’ej ahí sentado en el suelo, tenía una jarra de porongo para tomar la chicha. Quizás tenía hambre también, pero sobre todo tomaba. Nunca soltaba su poncho, ni la vincha de plumas de garza rosada. El ya era como un indígena, era como indígena. 

Para citar este documento : "Havatu [J. Belaieff], viaje a Asunción", Francisco Saravia in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/373, accessed 03/12/2020.