Categorías
Asalto al rancho de patrón nivacle

Muerte de Patrón y Santiago y venganza de los soldados

El cacique Tofaai mezquinaba la zona de Laguna Blanca, cerca del fortín Esteros. Unos estancieros asesinaron a dos nivaclé que iban cruzando por sus campos. En venganza, Tofaai construyó canoas y avanzó hasta las casas del criollo, que quedaban sobre una isla del Bañado. Los asesinaron a todos, excepto a uno que escapó y contó en el fortín lo que había pasado. Cuando tiempo después los nivaclé volvían de la temporada de trabajo en los Ingenios de Salta, en Toba Quemado les tendieron una trampa. Les invitaron un asado y los masacraron a todos, excepto a uno que logró refugiarse en un bobal. Tres veces masacraron a los nivaclé en aquellos años y, a diferencia de los Pilagá en Argentina, nadie los ha indemnizado.

Francisco Saravia, Uj’e Lhavos, 2009. nivacleFS2009a

Yo escuché esto: el Cacique Tofai los asesinó, él cuidaba la zona de Laguna Blanca. Él los mató. En ese lugar corría el Bañado del río Pilcomayo; yo escuché esto de mi abuela. Esto me contaba mi abuela, hicieron esas canoas para hacer su venganza, porque habían matado a dos Nivaclé cerca del fortín Esteros; a esos dos Nivaclé los mataron cuando se iban mudando a otro lugar. Habían tenido que cruzar por donde unos estancieros que cuidaban sus animales.

Cuando terminaron sus canoas, Tofaai les dijo: “¡Señores, mañana saldremos! ¡Las canoas ya están terminadas! – ¡Bueno!” respondieron los otros. Eran 10 o 15 Nivaclé que se iban con él. El sol estaba a esta altura. Ese señor [estanciero] sabía que los Nivaclé se vengarían y cuando los vio llegar pensó que moriría de inmediato, Pero no fue así, a la mañana siguiente se levantaron los Nivaclé, había dos casas en ese lugar y cada Nivaclé identificó a su samtó [criollo]. Estaban esperando para atropellar, hasta que ese samtó Santiago alzó su cinto con el revólver arriba de un árbol; uno silbó ¡Ahora es el momento! y cada quien garroteó a su samtó en la cabeza; pero ese Santiago, parece que era muy fuerte. Peleaba con uno de los Nivaclé y los otros le decían ¡Métele el cuchillo no más! Como a medio metro estaba de alcanzar su cinto cuando lo lograron acuchillar. Lo acuchilló el anciano…no recuerdo su nombre…y al otro le pegaron en su brazo, Los mataron a todos.

Pero había uno del personal que salió corriendo y llegó hasta la canoa. Uno sólo alcanzó a salvarse. Llegó a un pueblito y le contó a la otra gente, les contó a los argentinos, les dijo: “¡Los Nivaclé mataron toda nuestra gente! ¡Los mataron como venganza por esos dos Nivaclé que murieron!”, así fue, mientras lo Nivaclé se repartían los víveres de esos samtó. Esa gente vivía en medio del Bañado, pero los Nivaclé usaron canoas. Así decían.

Esto fue malo para los Nivaclé. más tarde, Cuando los Nivaclé se fueron al Ingenio [San Martín Tabacal], los militares ya estaban esperando en el campo para su venganza. En Campo Quemado los esperaban, en Argentina. Los Nivaclé no pensaron en eso, aquella vez vino a buscarlos el contratista [de los Ingenios], «Amigos» decía, y los Nivaclé se fueron 8 meses a trabajar en el Ingenio; Allá en el ingenio San Martín [Salta]; Ahí había mucha gente. Trabajaban mucho y después de 8 meses ya tenían que volver. Traían mucha ropa, pantalones…plata.

Cuando llegaron a Toba Quemado, ahí tenían unas vacas listas para faenar, las tenían como para racionar, le dijeron a los Nivaclé: ¡Quédense primero a comer un asado! ¡Después siguen su camino! Pero los militares ya los iban rodeando, estaban escondidos en el chañaral. Un Nivaclé pensó ¡Parece que nos van a matar! y se fue a traer su camisa. Tenía dos camisetas puestas, su falda también y un short debajo de la falda; un militar le dijo – ¿Y usted a dónde va? – A buscar leña, le respondió, había otros que también querían escapar. Los militares tenían caballos y dijeron ¡Primero le disparamos a éstos y después perseguimos a los otros! empezaron a dispararles, Lo de la carne era pura trampa. Les dispararon. Cuando empezaron los disparos, un Nivaclé corrió hacia el monte, que no estaba tan lejos, los samtó lo persiguieron, le disparaban, pero el Nivaclé ya se perdió en el monte. Lo alcanzaron a herir, pero no era grave. ¡Toda la noche estuvo caminando! Cuando amanecía, él iba llegando al Bañado, entró en el río y en la orilla se escondió. En la mañanita llegaron los militares y vieron las huellas, ¡Este tiene que ser un indio! ¡Seguramente está por acá! Ahí estaba escondido el Nivaclé, pero no lo vieron. Estaba debajo de un tronco caído. Había también esos Cabra Yuyo [planta] en el lugar, eso lo protegía. – “Vámonos”, dijeron los militares, ya se habrá ido lejos, dijeron. El Nivaclé esperaba en silencio.

Esto fue culpa de ese Santiago; porque habían matado a Santiago, entonces se vengaron y mataron muchos Nivaclé, demasiados. Tres veces hicieron esto a los Nivaclé, hasta que se dieron cuenta. El Nivaclé pasó del otro lado del Bañado los militares pasaron detrás de él. Llegó a otro brazo del río, era profundo, había un remolino; se metió en un bobal [plantas] y no pudieron verlo entonces cruzó hasta este lado. Así ocurrió. Creo que es el único de esos Nivaclé que sobrevivió. Es el padre de Acavay. Ese Acavay de Esteros. Este era su padre.

Tres veces hicieron esto, casi nos mataron a todos, pero igual los Nivaclé se iban otra vez [al Ingenio]. A los Ju’uchinjhas [Pilagá] también los mataron una vez. Pero a nosotros, tres. Así fue. Es por eso que ahora le pagan a los Ju’uchinjhas, para compensarlos por aquella masacre. Creo que fue en Laguna Yema, ahí solían tomar el tren los de Pilagá de Las Lomitas, ahora el gobierno cumple con eso, le paga a los Pilagá por sus muertos ¿Y qué pasa con nosotros? Creo que nunca nos van a pagar.

Para citar este documento : Francisco Saravia, "Muerte de Patrón y Santiago y venganza de los soldados" in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/369, accessed 29/11/2021.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.