Categorías
Historia del Sargento Tarija nivacle Relatos

La venganza del Sargento Tarija

La venganza del Sargento Tarija. “Hay una cosa que me da vergüenza, que nuestro paisano traicionó a los bolivianos”. Historia de la traición del Sargento Tarija. El ejército despliega su violencia contra las aldeas nivaclé, asesinando impunemente. La posición de Tarija es insostenible y siente el odio de los nivaclé, hasta que decide traicionar el ejército.

Francisco Saravía, Comunidad Uj’e Lhavos, 2009. nivacleFS2009f
https://doi.org/10.34847/COCOON.8A30F0BB-8A62-4AC6-B0F0-BB8A624AC694

Hay una cosa que me da un poco de vergüenza si ahora llegara a saberse. Que nuestro paisano traicionó a los bolivianos, un tal Tarija. Los samtó [extranjeros] mataban a los nivacle cuando se iban a pescar. Tarija acompañaba a los samtó, escuchaba que iban a matar a esos nivacle, pero no decía nada. Tres veces los mataron a todos; se fueron los nivacle a pescar y los mataron. Les dispararon bien. El llevaba a esos soldados, porque era como un sargento, era su jefe.

Aquella vez Tarija llevó a sus soldados a la aldea nivacle. Alrededor había un monte bien tupido. Y los nivacle decían – ¡Qué terrible este Tarija, siempre con los soldados! Los nivacle decían – ¡Agarremos a este Tarija antes que nos maten a todos! Esa fue la última vez. Los bolivianos traían tabaco, yerba, así tentaban a los nivacle. Y los nivacle le decían a Tarija « no vuelvas más si quieres seguir vivo ». Tarija les respondió – ¡Hermanos! ¡No se enojen tanto conmigo! ¡No volveré más por aquí, me iré hacia Paraguay, me iré por la costa del Bañado!

Mucho tiempo se fue donde los paraguayos y los mataba. Llegaba hasta las estancias. Ya se iba agrandando la guerra. El siempre llevaba dos mulas cargadas de balas. Ya era guerra grande, una guerra grande. ¡Venían llegando muchos camiones! decían los bolivianos y gritaban felices, porque creían que iban a ganar la guerra. Y de repente empezaron a devolverse. Se acabaron. A Tarija le dispararon aquí, pero igual él continuaba esa guerra. Cuando se recuperó volvió otra vez y el general le dijo – ¡Tienes que seguir peleando! ¡Porque es culpa tuya esta guerra! Cuando se acabe, ¡Ahí podràs descansar!

Y volvió a pelear Tarija. Los bolivianos corrían de vuelta y pasaron por General Díaz [ex Muñoz]. Por Pozo Colorado, por General Díaz, también por….a ver….Linares le llamaban. Enseguida los fueron corriendo, en Esteros también había un fortín. Se fueron todos, no quedó ni un boliviano. La guerra se acabó en aquellas montañas.

Había otro nivacle, además del Tarija. Peleaba a favor de los bolivianos. Es padre de un señor que está en la Colonia [menonita], no recuerdo su nombre. ¿Usted conoce a la mujer de Alberto Santa Cruz? Es su hermano. Cuando terminó esa guerra, pasaron tres, cuatro días y no quedaba ningún boliviano en esa parte. El decía – Socio! Estemos atentos! Parece que la guerra se acabó! Por entre las ramas veía que los bolivianos venían bajando del camión y los paraguayos habían pasado del otro lado. Se puso contento porque estaba vivo todavía mientras que muchos otros de sus compañeros ya habían muerto. El nivacle y el boliviano se pusieron contentos y dijeron ¡Vamos allá donde pasan los camiones!

Esto a veces a mi me preocupa, porque los paraguayos suelen decir ¿Qué clase de nivacle eres? y yo respondo que soy paraguayo, pero dicen – ¡Mentira! Vos sos tucús porque no hablas el guaraní, ¡ustedes se comían los cadáveres de los paraguayos! – No sé, le respondo yo, no sé. Soy nuevo. Yo soy nuevo. Quizás los antiguos. No sé. Eso fue antes.

Para citar este documento : Francisco Saravia, "La venganza del Sargento Tarija" in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/361, accessed 29/11/2021.

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.