Categorías
Historia del Sargento Tarija nivacle Relatos

Sargento Tarija, creció en el fortín y murió en los Ingenios

Sargento Tarija, del fortín a los Ingenios. Esta versión de la historia del Sargento Tarija cuenta la infancia del muchacho nivaclé en el fortín boliviano y su aprendizaje hasta ser sargento. En la medida en que el ejército va ocupando el territorio nivaclé, Tarija decide su venganza. Años más tarde, unos nivaclé le encontraron en los Ingenios de Salta, en donde era General.

Francisco Saravia, Uj’e Lhavos, 2009 – nivacleFS2009g
https://doi.org/10.34847/COCOON.4F573713-ED06-46EE-9737-13ED0646EE5F

El iba al fortín, ahí tenía su escuela y los bolivianos decían que era parte de su personal. Era un niño grande ya. Lo tenían para ir a buscar cualquier cosa que necesitaban, hasta que un samtó, un tucús, dijo « Aquí no hay nadie que cuide el teléfono, no hay nadie para atender. ¡Llamen a Tarija! », dijo. Tarija estaba jugando con otros jovencitos. Y lo dejaron a cargo del teléfono. Ahí fue aprendiendo más el idioma de los samtó. Esto se lo escuché a mi amigo Chivaf’é. El le solía encontrar en ese lugar.

Entonces, cuando sonaba el teléfono atendía Tarija y contestaba. Un capitán le había dicho que contestara el teléfono. Así cuentan. Al principio hablaba poco ese idioma, pero después de un mes, ya sabía hablar mucho. También hablaba el otro idioma de los tucús (otro que castellano), porque le llevaron desde pequeño. Hasta que entró al cuartel, porque ya era grande. Entró al cuartel militar. Así contaba mi amigo Yiyâ’âj [Tigre]. El contaba esta historia, era niño como él. Yiyâ’âj se llama, es el padre de Emilio Fernández. Yiyâ’âj se llamaba. Así ocurrió. En aquel tiempo ellos dos andaban con los tucús. Andaban juntos. Ellos escucharon decir que los tucús matarían a todos los nivacle. A todos los nivacle iban a matar. Si los mataban a todos, ya no quedarían mas indígenas.

Tenían un pueblo grande [fortín]. Creo que en Rojas Silva también estaban ellos, ahí cerca del Bañado. En pozo Colorado también, aquí también, lleno de fortines, en Boquerón también… en Pozo Azul, Isla Poí, por todas partes, así iban, tenían muchos lugares. Entonces, cuando empezó a acercarse la guerra, fueron matando a los nivacle. Eso es lo que yo sé. Pedían que se les diera todo, es por eso que mataron a muchos nivacle. Dejaron de matar a los nivacle cuando los nivacle también empezaron a matar. Ahí dejaron tranquilos a los nivacle. Los bolivianos querían llegar hasta Asunción y llevaban balas y fusiles en sus mulas. ¡Eso estaba lejos!

Siempre se quedaban en el fortín, nosotros decimos Tojhqisham Jpâyich [« casa alta », « casa grande »]. Ahí estaban, ahí los cuidaban los soldados. Hasta que se hizo Sargento. El solía decir que habrá una guerra. Contaba que ya venían llegando los camiones, venían los camiones de Bolivia y venían muchos soldados en los camiones y se iban por aquel lado, por el camino que hora pasa por General Díaz [ex Muñoz], Ávalos Sanchez y hasta Pozo Colorado. Estaban felices los bolivianos, felices por la guerra, porque eran mas fuertes, tenían muchos vehículos, camiones. La entrada de ellos estaba en Media Luna. Por ahí entraban las provisiones para los tucús. Así fue.

Cuando recién terminó la guerra, ahí ya estaban los misioneros. No sé en qué año llegaron ¿En 1925 parece? Así es. Ya estaban los misioneros. Desde ese momento los bolivianos no mataron más a los nivacle. Pero Tarija les hacía trampas, los mandaba donde los paraguayos. Ya estaban los misioneros, así fue. Cuando terminó la guerra cada uno quedó en su lugar y el se fue… a ver… cómo se llama… en esa dirección… en Argentina… Tartagal. El General dijo : « Vos Tarija te vas a ir a Tartagal », y ahí lo hicieron general también.

El ya era como un tucús, no sé cuántos años vivía ahí. Pero el no se olvidó del idioma nivacle. Cuando le nombraron como general ahí en Tartagal, los nivacle de por allá – los arribeños – no conocían a Tarija. Arribeños  les decían y nosotros abajeños. Los arribeños no conocían a Tarija. Pero había uno que era abajeño y que lo reconoció. Así contó después cuando volvió del Ingenio. Así contó:

Ese nivacle solía descansar en el destacamento. Ahí se paraba el nivacle y la policía le dijo ¡no cruces esa calle que ya a venir el general! Y era Tarija. Todos se ponían de pie cuando venía Tarija. Entonces el nivacle decía ¿Este no será el Tarija de antes? ¡Creo que es él! Lo miró bien, se fijó mucho, mientras él Tarija revisaba su regimiento, hasta que el nivacle ya supo que era Tarija, lo reconoció. Las mujeres nivacchéi, cuando lo vieron pasar por la calle, gritaron ¡Qué feo que es ese jefe! ¡Es muy feo! ¡Ese jefe es negro! decían. Tenía una herida de bala, por esa herida se lo reconocía.

Pero el Tarija escuchó – ¡Qué barbaridad! dijo y se fue a su casa. Mandó a sus soldados que agarraran a los nivacle y que los metieran en el alambrado. Y llevaron a los nivacle al corral alambrado y los encerraron. Y el amigo nivacle dijo ¡Pero si ese también es nivacle! ¡Me iré a hablar con él enseguida!. ¿Es usted nivacle? le preguntó al Tarija. Y Tarija le respondió, « sí, yo soy nivacle ». – ¿Qué anda haciendo aquí? le preguntó Tarija. – Sólo vine a visitarte, le dijo el otro. Y Tarija pidió a sus hijos que salieran para que pudieran hablar los dos a solas.

El nivacle le preguntó ¿qué haces? ¿Por qué nos encerraste? – No pasa nada, le dijo. Los encerré porque las mujeres dijeron que yo era feo. Iba a ser que las mujeres le habían dicho « feo » y Tarija se reía de eso. – No te preocupes, dijo Tarija, dentro de media hora ya los vamos a dejar libres. Pero no se queden a dormir acá en el pueblo, váyanse a dormir más lejos, al monte. Así fue.

Entonces quedaron bien, solo lo había hecho para asustarlos. Tendría que haber contado después esta historia, porque antes hay que contar cuando Tarija trabajó en Tojhqisham Jpâych (« casa grande »). Trasladaban heridos. Venía un avión con dos motores que llevaba los heridos hasta La Paz. Llevaban esos heridos en el avión y a los muertos los enterraban en un pozo. Así contaba Tarija.

Y había soldados que eran jóvenes nivacle de Fischat y de Esteros. Cuando moría uno cada quien tomaba un pedazo de tierra y lo tiraba en el pozo, pidiendo para que mueran paraguayos como venganza del muerto. Y había un nivacle que también se fue a tirar su pedazo de tierra. No era muy lejos, ahí donde enterraban a los bolivianos. El nivacle llegó a tirar su pedazo de tierra y pidió por su venganza, pero para que mueran los bolivianos, no los paraguayos. Tarija lo escuchó y le dijo ¿Por qué pides esto para nuestros amigos? Pero al final no se enojó.

Tal día, a tal hora, les decía el comandante, ustedes ya tienen que volver. Mañana tienen que volver. Pero los nivacle no estaban contentos. Tenían miedo, los querían mandar a la guerra. Y justamente a esa hora venían llegando los bolivianos que arrancaban de la pelea, los paraguayos ya iban ganando mucho territorio

Para citar este documento : Francisco Saravia, "Sargento Tarija, creció en el fortín y murió en los Ingenios" in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/356, accessed 29/11/2021.

Una respuesta a «Sargento Tarija, creció en el fortín y murió en los Ingenios»

[…] El iba al fortín, ahí tenía su escuela y los bolivianos decían que era parte de su personal. Era un niño grande ya. Lo tenían para ir a buscar cualquier cosa que necesitaban, hasta que un samtó, un tucús, dijo ¡Aquí no hay nadie que cuide el telefono, no hay nadie para atender ¡Llamen a Tarija!, dijo. Tarija estaba jugando con otros jovencitos. Y lo dejaron a cargo del telefono. Ahí fue aprendiendo más el idioma de los samtó. Esto se lo escuché a mi amigo Chivaf’é. El le solía encontrar en ese lugar. Entonces, cuando sonaba el telefono atendía Tarija y contestaba. Un capitán le había dicho que contestara el telefono. Así cuentan. Al principio hablaba poco ese idioma, pero despues de un mes, ya sabía hablar mucho. También hablaba el otro idioma de los tucús [otro que castellano], porque le llevaron desde pequeño. Hasta que entró al cuartel, porque ya era grande. Entró al cuartel militar. Así contaba mi amigo Yiyâ’âj [Tigre] [,,,]. Siempre se quedaban en el fortín, nosotros decimos Tojhqisham Jpâyich [“casa grande”]. Ahí estaban, ahí los cuidaban los soldados. Hasta que se hizo Sargento. El solía decir que habrá una guerra. Contaba que ya venían llegando los camiones, venían los camiones de Bolivia y venían muchos soldados en los camiones y se iban por aquel lado […] Estaban felices los bolivianos, felices por la guerra, porque eran mas fuertes, tenían muchos vehículos, camiones. La entrada de ellos estaba en Media Luna. Por ahí entraban las provisiones para los Tucús. Asi fue. (F.S. 2009b) […]

Deja una respuesta

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.