Enfrentamientos, muerte de 22 soldados

Francisco Yegros, Nicolas Richard, Pedro Rojas Torres, Gonzalo Osorio, Pablo Barbosa. nivacleFY2009f. 2020. ⟨medihal-01957077⟩

Una vez unos tucús [soldados] se perdieron y preguntaron: ¿Dónde queda el camino que va a Ballivián? Los nivacle los mataron, pero dejaron uno vivo. Aquella vez se perdieron unos bolivianos, deben haber sido 22 personas. Así contaban mis abuelas. Era la cantidad de sus manos y sus pies y dos mas. Bolivianos. Ellos decían: ¡Vamos hacia aquel lado! Iban hacia un lugar que se llama Jocat. Yo conozco todos los lugares de mis abuelos. Al atardecer llegaron otros nivacle. «Aquí estamos, dijeron, vinimos para ayudar». Y decían entre ellos ¡Al amanecer los vamos a matar!

Tenían hambre los bolivianos, así que faenaron una oveja. La faenaron. Ese día había viento sur [frío]. Era bueno, así los nivacle podían usar sus ponchos y esconder sus garrotes. Esos garrotes eran de palo santo y tenían también sus hachas. Por mientras los ancianos cantaban. Los tucús los miraban. Los ancianos ya estaban haciendo sus conjuros para pedir esas almas.

Hasta que mataron a los bolivianos, cada uno con su garrote. Esperaron hasta que el que vigilaba bajo su arma. Ahí atropellaron. Así solían hacer. Le dijo: ¿Por qué no bajas tu arma y comes tranquilo el asado? Cada nivacle ya estaba con su boliviano. Bajaron sus armas y se pusieron a comer. Los nivacle estaban vigilando. Cuando dieron la orden empezaron a garrotearlos. Uno a cada uno.

Mi padre tenía una escopeta. Salió afuera y apuntó a un boliviano. El boliviano gritó que era su amigo, igual le disparó. Así los mataron a todos. Los mataron a todos. Los garrotearon aquí. Uno solo se escapó. Se le salió un zapatón. Pero los que le seguían eran muy viejos y no pudieron alcanzarlo. Usaba el zapatón que le quedaba para echar las espinas. Se devolvieron los ancianos y salieron unos más jóvenes a buscarlo. ¡Ya lo vamos a alcanzar! decían. Hay nivacle que tienen poderes [para adivinar dónde están], como el Tigre.

A los otros cadáveres los enterraron cerca de la aldea. En Jo’ot había un lugar donde enterraban las cosas. Los nivacle se quedaron con las armas. También guardaron las balas. Se quedaron con los ponchos y los zapatos. Entonces ya tuvieron las armas y los fusiles de los tucús. Así pasó. Esto es lo que me contaron. Muchas cosas. Estas cosas contaban los ancianos antes.

Para citar este documento : "Enfrentamientos, muerte de 22 soldados", Francisco Yegros in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/337, accessed 03/12/2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.