Enfrentamientos, asalto a una aldea nivacle

Francisco Yegros, Nicolas Richard, Pedro Rojas Torres, Gonzalo Osorio, Pablo Barbosa. nivacleFY2009d. 2020. ⟨medihal-01957034⟩

Yo me acuerdo de esto, de cuando los nivacle tuvieron que irse. Díaz [Mayor Díaz] era el cacique en esta zona y un poco más allá había otra aldea con su jefe. Porque los tucús no querían que los nivacle vivan aquí. Los querían matar. Todavía no eran muchos cuando ocurrió esto. Suerte que la bala no le entró al cuerpo a ese nivacle, quedó debajo de la piel nomás.

Nuestros abuelos sabían cómo defenderse. Sabían curar las heridas, se cuidaban. En aquel tiempo los nivacle tenían cuatro tipo de enemigos : wichí, pilagá, bolivianos y curepí [argentinos]. Esos eran sus enemigos. A ellos los estaban siempre esperando, para matarlos. Así me contó mi padre, ¡hace tiempo! cuando era niño.

Un día los tucús entraron en una aldea. No estaban los padres. Mataron a unos jóvenes. Los hombres habían salido al encuentro, pero se cruzaron. Sólo estaban los más jóvenes y un anciano. Los tucús llevaban cigarrillos para cambiar por choclo. Sabían que a los ancianos les gustaba fumar. El anciano decía vengan, por aquí vamos a hacer el cambio. Y los jóvenes también se acercaron, no sospechaban.

Mi padre era un niño entonces. Tenía un hermanito más chico todavía, que la abuela se había llevado al monte. Entonces los militares llamaron a los jóvenes. Les dijeron, pónganse en fila para repartir los cigarrillos. Su plan era matarlos a todos. Los jóvenes se pusieron en fila porque les creyeron. Cuando estaba hecha la fila, entonces dispararon. Los más rápidos se tiraron al suelo. Así los mataron.

Sus padres escucharon los disparos, volvieron rápido, llegaron agotados. Cuando llegaron al lugar, mi abuelo buscó a su hermano entre los muertos pero no lo encontró. Había escapado. Mataron a muchos jóvenes, pero varios también se escaparon. Lhavâ’âtlhavât espiaba detrás de unos arbustos. Los tucús lo vieron. Cuidado con ese, ¡hay que matarlo! Y le apuntaban.

Cuatro tucús se estaban llevando las ovejas de los nivacle. Los hombres llegaron tarde y cansados. Pero a esos cuatro los alcanzaron y los mataron. Así fue.

 


Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.