Havatu [J. Belaieff], pacto con los nivacle

[nivacleMQ2008b] Mauricio Quiñonez, Nicolas Richard, Pedro Rojas, Consuelo Hernández @ Fischat, 2008.

Los nivacle no tenían problemas con los paraguayos. Sí con los bolivianos. Los nivacle conocían a los paraguayos porque hay uno… uno… no recuerdo el nombre, uno que andaba con sandalias… ese arregló para que no pelearan los nivacle con los paraguayos. Contra los bolivianos solamente. Usaba sandalias… se llamaba Havatu. Havatu. Él venía con los maká. Usaba sandalias de cuero de vaca, ese fue el que acabó totalmente con los bolivianos.

Dicen que venía de otro país, pero no era tan gringo [rubio], era alto. El mismo se presentó y dijo «Yo soy Havatu». Cuando los tucús se fueron de Gral. Díaz [Fn. Muñoz], entonces llegaron los paraguayos. Ahí venía Havatu. Primero mandó avisar. Despues vino el mismo y dijo: Yo soy Havatu ¡No me disparen! Después lo iban a visitar. El les daba víveres. Había vacas que eran de los bolivianos, se fueron lejos los bolivianos. Muchos murieron. No era demasiado alto, ni tampoco demasiado gordo. El vino y habló con los nivacle. Para darles tranquilidad. Dijo que los paraguayos eran amigos. Y mandó carnear una vaca para los nivacle. Esos animales eran de los bolivianos y faenaron uno de regalo. Asi hizo Havatu.

Iba vestido como los militares, era un militar. Le respetaban. Pero con unas sandalias como los nivacle. Tenía una gorra de militar, como un jefe. Entonces llegó Havatu. Ya habían echado lejos a los bolivianos, los habían corrido hasta… un fortín de ese lado, donde ahora es Katán. Hasta allá habían corrido a los tucús. Muchos muertos dejaron, parecían pescados. Muchos murieron y pocos sobrevivieron.

 San Martín era un hombre fuerte, no tenía susto, agresivo. Iba siempre delante. Y tenía su gente, nunca iba solo. Cuando un lhcaanvaclé venía de visita, se iba directamente a la casa del otro cacique. Conversan para mezquinar juntos sus tierras. 

Cuando terminó la guerra, le dieron dos vacas a los nivacle. Venian de vuelta los paraguayos. A pie. Volvian los sobrevivientes. Los nivacle los estaban mirando. Venían caminando, cada uno con su poncho. Sus ponchos, sus fusiles. Esa vez hubo una fiesta grande.

Faenaron vacas para nuestros padres. Dijeron que se acabó la guerra. A los nivacle también, no pelearon más. Cuando se fueron todos los bolivianos, Havatu repartio ropa y frazadas. Eso fue despues de la guerra, también les dió zapatón… ropa, mosquiteros. Y les dijo también que tenían que quedarse de este lado, que eran amigos. Algo escuché de Tâvâcâi, lo respetaban en Novoctas. Su gente le hacía caso. Aconsejaba para que no haya pelea, porque nuestros enemigos ya no están. Ahora somos amigos de los paraguayos. Tenemos que ir a la iglesia. A Nanawa tenemos que irnos, decía. Algún día seremos bautizados, porque todavía somos malos.

Para citar este documento : "Havatu [J. Belaieff], pacto con los nivacle", Mauricio Quiñones in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/252, accessed 03/12/2020.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.