Enfrentamientos, combate contra los bolivianos en Faaicucat

Juan Leguán González, Nicolas Richard, Pedro Rojas T., Pablo Barbosa. nivacleL2009a. 2020. ⟨medihal-01949131⟩


A este campo, ellos [soldados] solían venir a este campo. Antes, ellos no respetaban a los nivacle. Hasta aquella vez. Una semana más tarde volvieron y pasaron de este lado [norte] del Bañado, buscando campo abierto. Y los guerreros nivacle dijeron : « ¡Estas huellas no son nivacle, son de los samtó [criollo]! Siempre están viniendo de este lado del Bañado, ¡Estas huellas son de anoche! ¡Si nos hubiesen encontrado, nos habrían matado a todos! » Entonces los nivacle hicieron consejo y tomaron la chicha. Ahí empezaron a conversar. Había muchos nivacle entonces, cada uno fue hablando. Por suerte los nivacle tenían un poder, sabían adivinar lo que iba a pasar.

Así es que empezaron a cortar rollos de los troncos que había en el Bañado. Unos troncos gruesos. Ese campo era muy abierto, por eso empezaron ese trabajo. Ese campo terminaba donde está ahora el monte alto. Y hacia aquél lado había una elevación que luego bajaba hasta la aldea. Ellos hicieron una barrera que llegaba hasta el monte. Hasta el monte llegaba. La barrera era de quebracho colorado, como un corral, con troncos muy gruesos. Era muy alta, como ésta [2 metros]. Unos troncos iban plantados y otros atravesados.

Por suerte que los nivacle vieron esas huellas, sino habrían muerto todos. Todos iban a morir; todos habrían muerto. Siempre pasaban por ahí los samptó, recorrían hasta el fondo y volvían a su campamento. En Horqueta [fortín] tenían su campamento estos tucús [soldados]. De ahí venían las huellas que encontraron los nivacle. Venían siempre por el borde del Bañado y como se iba secando se veían las huellas. Se quitaban las botas para cruzar del otro lado. No estaba muy ancho el Bañado, hasta el ombligo les llegaba el agua. Había poca agua, era casi puro lodo. Se desvestían para cruzar; llevaban las armas en las manos. Los nivacle no sabían, casi los matan a todos.

Suerte que el abuelo de Josefina y Chiviscano eran bien hombres y adivinaron lo que tenían que hacer. Es por eso que nos salvaron. Ellos nos salvaron. – ¡Escuchen!, dijo el abuelo de Josefina. El sol ya estaba alto. Les dijo, ¡Escuchen! ¡Hay que hacer un consejo de los nivacle! ¡Hemos visto muchas huellas, mucha gente pasó por ese camino! Hace mucho tiempo que esos samptó nos están vigilando, esas huellas no son de nivacle, son de samptó. ¡Vengan todos para que conversemos! Decía, ¡Vengan todos al consejo y traigan sus armas! ¡Traigan sus arcos y sus flechas, y el que tenga escopeta que la traiga también! Eran escopetas de calibre 16. Había uno que tenía una escopeta antigua, que había que cargarla. Sólo algunos tenían armas de fuego. La mayoría con arcos y con flechas.

Así es que todos se fueron a ver esas huellas. Allá a Faaicucat, al lado del Bañado. Por ahí solían cruzar. Hasta allá al fondo se fueron, cerca de Horqueta [fortín]. Ahí estaba el fortín de los tucús [soldados], de allá venían. Sólo por ahí podían cruzar, porque el agua estaba baja. Dejaban las mulas del otro lado. ¡Eran muchos! Pero los nivacle ya los habían huelleado. « ¡Ya está! decían, ¡Ahora vamos a estar preparados! ¡Hermanos! Si nos encuentran nos mataran a todos! ¿Cómo vamos a defendernos? No tenemos armas, sólo algunos tienen armas, tampoco tenemos balas ¡Vamos a prepararnos! Hay que llevar a las mujeres más lejos, a Yiyooj T’iyojavate, ahí el monte es muy tupido, van a estar mas seguras ». Los hombres prepararon la senda y de noche las llevaron. Ya sabían lo que iba a pasar. Tenían ese poder para adivinar. Las mujeres se fueron sin llevar nada, dejaron todo en la aldea. Se llevaron a sus hijos, pero tuvieron que dejar a los perros. En la aldea sólo quedaron los hombres, solo los nivacle, solo hombres. También los ancianos se quedaron.

Y esa noche ya estaban esperando, estaban atentos los nivacle. Se habían juntado muchos bolivianos, muchos. Estaban no muy lejos de la aldea, ahí en la altura. Estaban vigilando. Ahí empezó todo. Casi mueren todos los nivacle. Ya era de madrugada, cuando empezó a cantar el gallo. Un hombre que era amigo del zorro lo mandó a vigilar y el zorro fue a ver, volvió y le avisó. Despertaron todos los nivacle – ¡Escuchen! ¡Tuve un sueño! dijo el hombre, ¡Soñe que alguien estaba tirando un c’acjó [quirquincho], pero no era un quirquincho, era una cabellera humana! ¡Ya están cerca de nosotros! ¡Hermanos! ¡Ya están cerca!
Los bolivianos estaban buscando cómo cruzar el monte, ya venían. Estaban cerca de la estancia Sanchez. Era tupido ahí, muy tupido, con yiyé [caraguatá]. Por ahí no podían pasar, así que tuvieron que dar la vuelta. Entonces lo intentaron yendo por Faaicucat y de ahí volvieron otra vez al Bañado. No sabían por donde pasar. El monte era muy tupido, así que se devolvieron.

Cuando cantó el gallo, en la madrugada, un nivacle dijo: ¡Ya está! ¡Acerquémonos ahora! ¡Acerquémonos y acabemos de una vez! Y otro que era alto dijo ¡No! ¡Prepárense! ¡Hay que estar preparados! Así dijo el hombre alto. Los bolivianos ya se estaban acercando a la barrera, pero eran troncos muy gruesos. Los nivacle estaban esperando. Los perros empezaron a ladrar. Los nivacle escuchaban. Ya estaban cerca, los bolivianos ya le apuntaban a la barrera con sus armas. Y entonces el nivacle, el que dirigía a los otros, dijo : « Miren compañeros, esos que hablan despacito, ¡esos no son nivacle! ¡Ya están aquí! No se levanten ¡No se levanten! Y el se fue acercando a la barrera. Y como era alto, miró por encima de la barrera y vió que ahí estaban los samtó. Los bolivianos vieron al nivacle y uno dijo ¡Agáchense! Y se agachó también el nivacle y se alejó de la barrera. Porque si se levantaba de nuevo más alto que la barrera, si miraba por encima, entonces le disparan en la cabeza.
Los bolivianos ya los tenían rodeados. Estaban apuntando, ¡pum! Empezaron a disparar y se escuchaban las balas ¡Disparaban! Pero las balas rebotaban en esa barrera de quebracho. Estaban bien agachados y pasaban las balas. ¡no se levanten! ¡tenemos nuestra barrera! ¡péguense más al suelo, más abajo que si no va a morir alguien! decía el nivacle.

Los bolivianos disparaban a ver si alguien se levantaba o arrancaba. Había uno ahí, un nivacle al que decían Ts’am’ay y que tenía listas sus flechas. A un boliviano se le había caído el fusil y trataba de agarrarlo. Cuando Ts’am’ay lo vió, en medio de la espalda le metió su flecha. El soldado empezó a gritar ¡ay! ¡ay! y trataba de sacarse esa flecha, pero no podía. Ya estaba amaneciendo. Ahí estaban los bolivianos. Festejaba el nivacle: ¡Ya está amaneciendo! ¡Aquí están nuestros enemigos! ¡Ahora los veo! Iban saliendo de la barrera. Los bolivianos seguían disparando, pero ya había amanecido y ahora los veían. No podían herir a nadie, todos iban bien agachados.

Entonces, por aquel lado apareció el Vocoqitaj [ver Rivas]. Era el único que tenía un fusil, ¡un buen fusil! Era un fusil de varios tiros. Y empezó a disparar. Le dió a un soldado y festejaba [gritos]. Entonces se levantaron los otros soldados y salieron corriendo. Los nivacle los perseguían. ¡Se iban yendo los soldados y dejaban las armas botadas! Los nivacle los perseguían, gritando [gritos] ¡Gritaban los nivacle! Recogían los fusiles y disparaban. Hasta que llegaron al Bañado, por donde habían cruzado. Los soldados se lanzaron al agua con sus uniformes completos. Iban quedando atrapados en el barro con esos uniformes. Los mataron a todos. Ningún nivacle salió herido; son ellos que mataron a esos soldados. Estaban atrapados en el Bañado y les iban disparando ¡A todos! ¡Los mataron a todos! Los mataron y se llevaron sus fusiles.
Después pasaron del otro lado del Bañado y rastrearon las huellas. No era tan lejos donde habían dejado las mulas y las provisiones. Tenían balas y también tenían víveres. En ese lugar habían armado un campamento ¡Encontraron el campamento! Y con los machetes iban cortando todo. Mientras tanto salió corriendo el cocinero [de los soldados] y lo salieron persiguiendo, hasta que llegó a un campo abierto. Entonces él Tsivâc’a le disparó. Desde lejos le disparó y a lo lejos se le vio caer. [gritos], así festejaba el nivacle. A las mulas también las mataron. No se llevaron nada de lo que había, solo las balas. Agarraron los cajones, estaban cargados de balas. Eran muy pesados, pero se los trajeron y cruzaron de vuelta el Bañado. Ahora estaban armados, tenían armas. Ahora tenían armas. Los nivacle no temían a nadie. A nadie.Volvieron a la aldea al atardecer. En el día quedaban unos nivacle de guardia ahí donde solían cruzar los soldados. En la tarde volvían y se iban otros. Ahora los vigías tenían armas.

Aquella vez, los nivacle encontraron unos bolivianos. Los encontraron donde estaba el campamento. Ya se había secado el bañado y estaba alto el jucojcat [bobal] Ahí se encontraron y ahí empezaron a pelear otra vez. Pelearon contra los tucús [bolivianos]. Había muchos nivacle y había muchos bolivianos. Los nivacle empezaron a gritar « ¡Aquí están los samtó! ¡Hijos, ya está de día, no se levanten! ¡Hay que quedarse en el suelo! ¡Agáchense, no tenemos que retroceder, solo quédense agachados! Cuando dejen de disparar, entonces tenemos que empezar ¡No disparen todavía! » Todos eran hombres fuertes, no había jóvenes y se escuchaba el ruido de los fusiles. Hay uno que se llamaba Alhutajh [yacaré, nombre dado a la metralleta]. Uno que tenía mucha bala. Los nivacle se iban acercando cada vez más. El bobal llegaba a media altura. Estaban escondidos y se iban acercando, se iban acercando. Hasta que empezaron a disparar e hirieron a unos soldados. Los nivacle sabían disparar y los bolivianos ya empezaron a retroceder, estaban asustados. Disparaban los nivacle. ya se habían acostumbrado al ruido. Era mediodía y apenas escuchaban el ruido de los fusiles [el ruido les ensordece]. Hasta ahí no más llegaban los bolivianos. No podían pasar mas acá porque estaban los nivacle. A ni uno le dieron. Los nivacle eran más fuertes que los soldados.

Un soldado quedó herido en el suelo y el nivacle sacó su cuchillo. Ese cuchillo lo usaba también como flecha. Volvió al soldado sobre la espalda y le arrancó la cabellera. Por la frente le cortó. Tirando bien desde el centro sale fácil. Cuando se le saca la cabellera, la cabeza queda toda blanca ¡Asi hacian los nivacle cuando mataban a un samtó! ¡Así eran los nivacle! Guardaron esa cabellera en su bolso y se la llevaron. ¡Ya vienen! dijeron en la aldea. Casi no los reconocen, tenían la cara cubierta de polvo. Estaban todos blancos. No usaban pantalon, solo tenían lhaichiclit [falda]. Traían dos fusiles cada uno.
Desde aquella vez se fueron los bolivianos hacia Media Luna. Allí instalaron el fortín. Ahí se fueron los tucus [bolivianos]. El jefe de ellos les dijo: « Vamos a dejar tranquilos a los nivacle. Si no, vamos a morir, vamos a morir todos. Ustedes no van a poder con ellos. ¡Ellos no son sólo nivacle! ¡Son brujos!, le dijo el jefe a sus soldados, « O si no morirán todos. Déjenlos en paz ». Ese jefe se llamaba Colorín Peña, recién había llegado. Colorín Peña, se llamaba. El vivía en el fortín. Había muchos soldados en el fortín.

Desde aquella época los nivacle nunca dejaron de vigilar ese campo abierto por donde habían cruzado los bolivianos. Los que se iban por la mañana volvían al medio día. Ya no llevaban palos como antes, ahora iban con fusiles y con balas. También pasaban del otro lado [sur] del Bañado, pero ya no les encontraban más. Tenían miedo de los nivacle. Les agarraron miedo y nunca más vinieron por esa zona los tucús. Y el jefe insistía en decirles que nos dejaran, que dejaran tranquilos a los nivacle. – ¡Son unos diablos! ¡Unos brujos! decía. Los nivacle ya habían escuchado antes ese nombre : « indio ». « Indio », decía el jefe de ellos, el jefe de los soldados. Así decía el jefe, ¡Ellos se comen nuestros cuerpos después de matarnos! decía, ¡no van a poder nunca con los nivacle! Déjenlos nomás ». El jefe no sabía que los soldados habían ido a matar esos nivacle.

Mirenme a mi. A mis padres los mataron cerca de Horqueta [fortín]. Allá los mataron. A mi padre. Desde pequeño me dejaron huérfano esos soldados. Le dispararon porque no quiso darle sus caballos. Ya le habían robado un caballo y mi padre se fue a buscarlo, ahí le mataron. Lo amarraron y lo trajeron cerca del pueblo. Lo desamarraron y le dijeron que atará su caballo. Y ahí le dispararon en la cabeza. Costaba reconocerlo. Nosotros mientras tanto estábamos esperándolo. Creíamos que se lo habían llevado unos samtó, pero ya estaba muerto. Le dispararon en la cabeza y cayó de boca.

Desde esa vez los tucus dejaron de venir hasta aquí. No venían mas, querían matarnos a todos, pero no pudieron. Los nivacle ya eran como un ejército y vigilaban la costa del Bañado. Antes de que amanezca, se iban los que cuidaban de noche y los que vigilaban de día miraban que no hubiera huellas en el Bañado. Lo mismo con los argentinos, que se fueron más atrás, allá donde pasa la « máquina lhnâyish » [camino de máquina, tren Formosa-Embarcación]. Tienen miedo, le tienen miedo a los nivacle. Aquí termina esta historia.

Para citar este documento : "Enfrentamientos, combate contra los bolivianos en Faaicucat" en Nicolas Richard Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/201, ISSN 2609-7826, accessed 21/01/2021.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.