Categorías
Destacados Historias

Asalto al rancho de “Patrón”

En algún punto de la Nueva Pilcomayo a principios de la década de 1920, un “patrón” se ha instalado con su ganado y su gente, molestando los territorios que mezquina la milicia nivaclé de Cacique Tofaai. Según una versión, “patrón” quiso amedrentar a los nivaclé capturando a un grupo de ellos, dándoles muerte y dejando expuestos sus cadáveres y sus armas, a la vista de todos, a guisa de trofeo. En otra versión, “patrón” mata a dos nivaclé que cruzaban por su campo mientras se iban mudando, provocando la ira de Tofaai.  Una tercera versión señala que, dos años atrás, “patrón” engañó y dio muerte a un antiguo cacique nivaclé, fugándose luego de la zona para instalarse más al SE, pero la noticia llegó igualmente a oídos de Tofaai, que ordena su ejecución. En la secuencia siguiente, Tofaai parlamenta con el Consejo y decide la venganza. Él y sus guerreros o “coroneles” se acercan en canoas por el río hasta las inmediaciones de la casa de “patrón”, que se ha instalado en una isla del bañado. Mientras “patrón” dispara al aire en señal de aviso, el guerrero Vocoqitaj piensa: “¡Dispara nomás! ¡Tú ya estás muerto porque yo ya estoy aquí!”. Durante la noche, los guerreros tienen sueños de buen auspicio; al amanecer, casi se desata el conflicto por culpa de un cachorro malogrado. El grupo de guerreros nivaclé esconde sus armas bajo sus ponchos y espera pacientemente a que los criollos bajen la guardia. Ya se han distribuido por el lugar. Al momento de la siesta, “patrón alzó su cincho con las armas sobre un árbol” y el guerrero Voqoqitaj ordenó el asalto.  Primero cayeron sobre “Patrón”, que resistió los primeros garrotazos e intentó escapar, pero el abuelo de Ojcan lo alcanzó y lo destripó. Luego atraparon al criollo Santiago, que no alcanzó a abrir la armería y murió de un hachazo en la cabeza. Mataron también a los perros y, por último, pusieron a las niñas y mujeres del criollo en fila y les arrancaron una a una las cabelleras –“si sabía que lo estaban buscando, ¿porqué trajo a su familia?”. De vuelta en la aldea, los guerreros nivaclé festejaron mientras las ancianas preparaban y secaban las cabelleras recuperadas, con las que los guerreros adornarán en adelante sus lanzas. Ya sea por culpa de un criollo que logró escapar, o por culpa de un loro que reveló la identidad de los asaltantes, el ejército argentino tuvo noticia de la masacre y organiza la represalia. Tiempo después, un grupo nivaclé que volvía de su viaje anual a los Ingenios azucareros es atraído a una trampa y masacrado por los gendarmes. Desde entonces, la frontera del Pilcomayo se volvió infranqueable y los ejércitos argentino y boliviano acentuaron sus intentos por dar con la toldería de Tofaai y de sus coroneles, que siguieron gobernando la vasta región que iba desde Fischat por el NE hasta Tifunké y Sorpresa por el SO.  

   

Para citar este documento : Nicolas Richard, "Asalto al rancho de “Patrón”" in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/1916, accessed 29/11/2021.

Por Nicolas Richard

Chargé de recherche HDR au CNRS.
CREDA UMR 7227 - Centre de recherche et de documentation sur les Amériques