(1932) El bombardeo de Bahía Negra

La aviación boliviana bombardeó Bahía Negra el 22 de diciembre de 1932. Distintos relatos vuelven sobre este incidente que dejó una impresión profunda en la memoría local.

La historia se desarrolla en cuatro momentos : i) Los yshir son advertidos por los militares de que deben refugiarse en el interior y abandonar sus tolderías en la costa del río; ii) Una mujer yshir trabajaba en la casa de una paraguaya y, sin tiempo para escapar, se  refugió en ella; iii) el avión maniobró, soltó sus bombas, combatió con los cañoreros paraguayos y mató al oficial José Julián Sánchez, comandante de Bahía Negra; iv) en tierra, la abuela Dukuruwe maldijo el avión y Capitán Pinturas pidió que la próxima vez lo dejaran disparar primero.

 

i) Los soldados piden a los ishir que se refugien en el monte

Las tres versiones son concordantes sobre este primer momento de la historia. Los “soldados yshiro” – Manuel Silva, Capitán Pinturas, Teniente Nauje, etc. – avisan en las tolderías que habrá que abandonar la costa del río y refugiarse en el interior, pues se acerca una guerra grande. Con el fin de evacuar las tolderías, los militares reparten víveres y carpas. El momento es solemne, se trata de una deliberación de primera importancia que marca el ascenso de los soldados yshiro en la gobernanza de las distintas aldeas.

Los soldados vinieron aquí a la comunidad [Puerto Diana] para hacer una reunión con esos militares ishiro. Esos ishiro eran militares, Manuel [Silva] era soldado y Chuebich [Capitán Pinturas] era Capitán. Primero habló Manuel [Silva] y dijo que teníamos que prepararnos porque los bolivianos ya estaban listos. Él se había encargado de hacer los caminos y hablaba con los soldados, decía que había que prepararse para la guerra. Él hablaba con los soldados en idioma guaraní y le repartieron a los ishiro yerba, jabón… para prepararse bien. ¡Cómo hizo [Manuel Silva] para atrapar a los soldados! Senda persona. Ya voy a contar [ver Teniente Silva captura desertores]. Manuel Tiogod [Silva] se encargó de que no faltara nada, yerba, jabón, sal… porque iba a venir una guerra grande. Él nos avisó para prepararnos bien porque venía una guerra grande entre Bolivia y Paraguay. Nosotros les creímos. Mi padre, que era un cacique viejo, le creyó. Agarró un palo y le habló a la gente y les dijo lo que decía Capitán [Silva] estaba bien. Todos escucharon lo que dijo el cacique, que va a haber guerra entre paraguayos y bolivianos, que venía una guerra grande. ishirRB2009a

Teniente Silva utilizó su vestimenta chamánica en la orilla del río y dijo que debían ir con él para que todos estuvieran bien, para que no murieran los hijos, no debían desconfiar, debían ir con él que sólo deseaba su bien. Repartió víveres, arroz, fariña, dulce […] También les dieron frazadas y mosquiteros […]. Cuando se acercó la guerra, los paraguayos les dijeron que se fueran al monte y se escondieron y así hicieron. ishirOM2009a

Mi padre consiguió que le dieran víveres a los Ishiro, les decía que no podían cocinar de día ni de noche, ni hacer ruido. Cuando viene el avión, éste mira desde arriba y si ve un fuego en el monte ya puede largar su bomba. Tenían miedo del avión que venía por arriba. De día no podían cocinar ni traer agua. Todo lo hacían de noche. De día, los ishiro se sentaban y no se movían más. ishirTP2009c

ii) Cuando llegó el avión, una mujer sólo atinó a refugiarse en la casa de una paraguaya

Las versiones de Regina Balbuena, en Pto. Diana, y de Tito Pérez, en Karcha Bahlut son asimismo concordantes en el desarrollo general de la acción: ante la llegada sorpresiva de los aviones bolivianos, la madre de los narradores sólo atina a tirarse al agua y luego esconderse con otras mujeres en la casa de una paraguaya, extraviando a su niño. 

Mi madre trabajaba desde hace tiempo en Bahía Negra. Desde que yo era niña existía la changa. Mi madre cargaba [de agua] un tambor grande, yo y mi hermana le ayudabamos. Mi hermano Roy también. Mi madre trabaja con la esposa del sargento Pereira. Esa señora paraguaya Ana llamó a mi madre y le dijo – ¡Maria Juana vení te cuento algo grave! Agarra las ropas sucias y guarda todo en el depósito. Entra ahí también con tu familia y cierre bien que enseguida viene -. Enseguida viene un avión y en ese entonces no había celular [teléfono] ni telegrama. ¡Ola, ola ola ola olaaa prepárense mamá, ya viene el avión! No había cómo avisar más lejos a la Marina, yo trabajaba en una huerta de frutas grande. ¡Ahí vienen los enemigos! Yo pensé ¡Pobrecita Bahía Negra, ya vienen los enemigos! ishirRB2009a

Mi madre estaba lavando ropa en el río. Una paraguaya le dijo que se apurara, porque venía un avión que iba a bombardear. Ella se apuraba en lavar mientras que su hija Jormi cuidaba a los otros niños. Estaba estrujando la ropa, casi terminaba, cuando llegó el avión. Era el primer avión, pasó arriba. Eran dos, uno iba contra la chimenea [del puerto taninero] y el otro contra Bahía Negra. Los paraguayos tenían un solo avión. Mi madre dijo que cuando estaba por volver ya empezó el ataque. Dijo que el avión subía y bajaba, tirando bombas. Ella se asustó y se tiró al río. Debajo del agua escuchó los bombazos. Debajo del agua escuchaba las bombas. Si yo no me hubiera sumergido me alcanzaba, decía. Al salir del agua vió todo el humo que había. Mi madre salió del agua y fue corriendo a entregar la ropa a la paraguaya. Se metió con esas mujeres en la trinchera, todos apretados. Como a las cinco volvió el avión otra vez. ishirTP2009d

iii) El avión maniobró, soltó sus bombas y mató a un militar

En las cuatro versiones se describe con relativa precisión el combate aeronaval. Bahía Negra también fue bombardeada en 1928; pero ambos relatos se refieren al bombardeo de 1932 en que murió el tte. crl. José Julián Sánchez, comandante del sector Bahía Negra. Este dato es importante pues, como se verá en otros relatos, JJ Sánchez había personificado hasta entonces el pacto o alianza con los Yshiro. 

Bolivia le comunicó a Asunción que va empezar la guerra. Ahí los paraguayos se prepararon e hicieron muchas trincheras. El comandante paraguayo, el Coronel Sánchez, no creyó. Ese coronel Sánchez es el que había mandado hacer un corral para las vacas. Por la mañana vino un avión. No sé cómo él no creyó, si la guerra ya había empezado. El avión pasó por Puerto Caballo, sube y baja y se dirigió a Bahía [Negra] a bombardear. El avión se dirigió a Bahía [Negra], pasó un momento y ya le disparó a Bahía Negra. El coronel Sánchez le ordenó a los soldados que no disparen y que alcen la bandera. Alzó y bajó la bandera haciendo señas, pero el avión ya les estaba disparando. Lanzó una bomba sobre los soldados, pero Puerto Caballo estaba cerca y se escuchó también. Lanzaron dos bombas y destruyeron mucho, al Coronel Sánchez también.  ishirCV2009d

Era el primer avión, pasó arriba. Eran dos, uno iba contra la chimenea [del puerto taninero] y el otro contra Bahía Negra. Los paraguayos tenían un solo avión. Mi madre dijo […] que el avión subía y bajaba, tirando bombas. […] Como a las cinco volvió el avión otra vez. Los paraguayos […] Sólo tenían un [avión] y a las tres de la madrugada volaba. Entraban cuatro personas. Salía a las tres o cuatro de la madrugada hacia Bolivia. Iba a bombardear a Bolivia y volvía a Bahía Negra. Aterrizaba en un riacho frente a donde viven ahora los ecologistas. Después camuflaban el avión con ramas. Como a las tres de la tarde se escuchaba el avión enemigo, allá por el río Negro, venía a bombardear. Y cuando llegó, una de las bombas entró en la trinchera de Bahía Negra […]. Había un cura y un capitán, que no recuerdo el nombre [José Julián Sánchez] y que murió en la trinchera. […] Entonces, decía mi abuelo, vimos cómo se aproximaba el cañonero Humaitá [barco paraguayo]. El cañonero atracó en el puerto de Bahía Negra. El que manejaba se llamaba Ivo. Ese Ivo estaba calculando cuánto demoraba el avión en volver. Ese Ivo estaba preparado, iba calculando la distancia del avión. Cuando soltó la bomba, maniobró el Humaitá y la esquivó. Cayó al agua. No podían apuntarle a Ivo, intentaron varias veces y no pudieron. Entonces le tocó a él apuntarle al avión. Ivo saltó a tierra y se tiró al suelo apuntando con su fusil. Al tercer tiro le pegó al avión, que se fue cayendo en dirección de Patria Guazú [río Negro]. El avión daba vueltas en el cielo hasta que el tercer tiro de Ivo le acertó. Le salía humo, iba tambaleando, hasta que se perdió. Los paraguayos le dieron a un avión y el otro se volvió a Bolivia, ya sabían que estaba la cañonera en Bahía Negra. Los paraguayos le dispararon a ese otro avión boliviano, pero fallaron y las balas cayeron del lado brasilero. Ahí se enojaron los brasileños. Mi abuelo explicaba que si la bomba iba derecho es que iba a pegar bien, pero si venía dando remolinos es que iba a pegar mal. Los paraguayos tiraron cinco bombas del lado brasilero. Los brasileños se enojaron : ¿cómo se les ocurre? ishirTP2009d

Los que estaban en la ribera pelearon más con los bolivianos, porque ahí estaba el cañonero [Humaitá]. El avión pasó por Bahía Negra y por Puerto Mihanovich. En Puerto Mihanovich hubo bombardeo pero todas las personas se habían escondido en el monte. En Diana [Puerto Diana] tampoco había nadie, todos se habían escondido en el monte, había sólo hombres había. ishirRB2009a

IV) Tras el bombardeo, la abuela maldijo el avión y Capitán Pinturas pidió que la próxima vez lo dejaran responder a él

En el relato de Regina Balbuena, la abuela Dukuruwe salió a enfrentar el avión con su porongo y sus cantos 

Una abuela estaba ahí también, pero ya murió. La abuela se llamaba Dukuruwe, “tijera” en yshir, Dukuruwe. Esa mujer estaba desesperada y dijo que iba a salir a cantar para pedir que el avión falle – Ysee ysee heto puu puuu, pyt pyt pyt, cantó. El avión pasó de largo y no lanzó su bomba hacia nosotros. ishirRB2009a

En la versión de Chiquilín Vera, el yshir explica a la tropa cómo disparar a un avión y pide que la próxima vez, le avisen a él.

Mi padre contaba que le explicó a los soldados cómo dispararle avión. Les enseñó cómo disparar el cañón apuntando a unas nubes que pasaban rápido. Les disparó para mostrarle a los soldados, para que la próxima vez me avisen cuando vean a los bolivianos. Le disparó a las nubes – pik,pik.pik – para que supieran que tenían que avisar. “Si me hubieran avisado antes, dijo, yo habría destruido los aviones del enemigo”. ishirCV2009d