(1924) Enfrentamiento entre los yshyro y los estancieros en Bahía Negra

En 1924 un levantamiento de las aldeas yshir (chamacoco) puso en jaque a los establecimientos del Alto Paraguay, que dependían grandemente de la mano de obra indígena. La solución del conflicto es un nuevo trato entre los militares y los yshiro, por el que se da uniforme y reconocimiento militar a Manuel Tiogod Silva, que en adelante se instala con su grupo en Puerto Diana y se dispone a acompañar las exploraciones y fundaciones militares en la zona. 

La historia tiene cinco momentos principales : i) Se desencadena el conflicto con unos estancieros paraguayos; ii) los yshiro abandonan los establecimientos paraguayos y se llevan consigo a unos paraguayos que tomaron su partido ; iii) Desde Bahía Negra se organiza una expedición punitiva, triunfo de los yshiro y establecimiento de una frontera ; iv) Los yshiro añoran la sal, el tabaco y la yerba. Deciden parlamentar con los militares de Bahía Negra ; v) Manuel Tiogod impresiona y negocia con los militares, que lo reconocen y con los que logra un nuevo trato.

i) Se desencadena el conflicto con unos estancieros paraguayos

Hay menciones esporádicas en las fuentes sobre el grado de conflictividad que marcaba las relaciones entre los grupos yshir y los estancieros y pobladores que habían ido instalándose en la zona. Así, R. Pittini señala que los hermanos Balbieni, instalados desde principios de siglo en Puerto Ramos, buscaron “desde un principio la cooperación del brazo indio, que les fue siempre fiel, aún en momentos de verdadera hostilidad sangrienta con establecimientos limítrofes” (Pittini 1927). H. Baldus señala un conflicto específico entre el grupo ebidoso y el establecimiento de Pto. Guartaní “Os Ebidoso tampouco vao a Porto Guarani, porque foram lá uma vez miseravelemente enganados nos salários, que devíam receber pelo seu trabalho” (Baldus 1931, page 533).

En la versión de Chiquilín Vera (ishirCV2009c), el conflicto se desencadenó por el maltrato que habría dado un estanciero a un niño ishir; posteriormente los ishiro habrían dado muerte al paraguayo, desatando una “guerra” con los colonos. En la versión de Serafín Escobar (ishirSE2009a), el conflicto se debe a que los paraguayos no habrían querido pagar el trabajo realizado por los ishir. 

Al principio, empezó con un muchacho que robó un poncho de un paraguayo. El se dió cuenta, pero dejó que se lo llevara nomás. Él tenía vacas lecheras. Al amanecer, la madre mandó al niño a pedir leche. El paraguayo lo estaba esperando y lo mató. Todos se enojaron mucho. Querían matar al paraguayo, pero se frenaron, dijeron que después. «No hace falta matarlo ahora, dijeron, tenemos tiempo». Un tiempo después, mataron al paraguayo. Y ahí empezó la guerra con los paraguayos. ishirCV2009c

Dicen que hubo un mal trabajo. El patrón no quería pagarle. La gente en Bahía Negra quería que se trabajara así nomás, sin pagar. Así que hubo un problema. Entonces los paraguayos quisieron echar a los indígenas. Los ishiro contestaron que no iban a salir de ahí: ¿Ustedes recién llegaron y nos quieren echar? ¡Son ustedes los que tienen que irse! Es nuestro territorio, nuestro lugar, nuestro nacimiento, ¡Nosotros no nos vamos a ir! ishirSE2009a

ii) los yshiro abandonan los establecimientos paraguayos y se llevan consigo a unos paraguayos que tomaron su partido

En distintas versiones se menciona la figura de un paraguayo avecindado con los ishir y que toma partido por ellos. En la versión de Serafín Escobar el cautivo paraguayo se llama Balbuena (es abuelo del narrador) y tiene unos papeles con los que deja notas clavadas en los árboles a destinación de los paraguayos. En la versión de Chiquilín Vera son dos paraguayos, Fermín y Armoa, que se han casado con mujeres ishir y que toman el partido de los indígenas. Aquí también aparecen asociados a la escritura, sólo que esta vez son los paraguayos quienes dejan notas escritas al borde de una laguna, que luego los ishir llevan donde el “viejo Fermín” para que se las lean. La versión de Tito Pérez es menos explícita, se trata ahora de una mujer boliviana casada con un paraguayo y que, por acompañar a las mujeres ishir en su recorrida, amenaza con informar la posición de las aldeas.   

Los ishiro tenían un prisionero paraguayo [..] Un viejo le dió unos cuatro papeles para escribir. En cada lugar, por la tardecita, cuando paraban por ahí, él dejaba su mensaje. Escribía: «Estoy bien, estoy vivo, estoy tranquilo. Ellos me tratan bien, me tratan como un indio, como si fuera su hijo». El escribía eso en un papel y lo pegaba en los árboles. Lo pegaba ahí antes de irse, al amanecer. Los paraguayos encontraron el papel y supieron que estaba vivo, «¡Está vivo todavía nuestro compañero paraguayo!» dijeron y le contaron a los otros […] Balbuena se llamaba el paraguayo. Balbuena, es mi abuelo. Los indígenas no mataron a Balbuena. El estaba con los indígenas como prisionero, para dar información, para avisar los movimientos del grupo. Él iba escribiendo y dejaba por ahí sus señales en papel y los enemigos las iban siguiendo. Él sabía todas las novedades, si avanzaban, si descansaban o peleaban. ishirSE2009a

Unos paraguayos venían a buscar a otros paraguayos, que se habían casado con mujeres indígenas […] Los militares dejaron una nota junto al agua, para saber si había sobrevivientes. Después volverían. Ahí donde los Yshiro tomaban su agua, ahí dejaron la nota. Dijeron que volverían mañana a ver otra vez el lugar. Los yshiro llegaron al lugar y encontraron el papel. Decidieron llevárselo a los paraguayos que estaban con ellos. Allá en la aldea, ahí llevaron el papel y se lo pasaron al paraguayo. El paraguayo se llamaba Fermín, el viejo Fermín. Leyó la nota, «Ellos piensan que nos mataron los indios», dijo. Pero que suerte que estaban vivos, sino también nos iban a eliminar. Fermín y Armoa, son dos paraguayos que estaban con los yshiro. ishirCV2009a

Mi padre contaba que todo empezó por un paraguayo que se juntó con una boliviana. Antes, las mujeres ishir se iban al monte a buscar frutas. La boliviana las acompañó. Entonces los ishir pensaron que si ella conocía este lugar, detrás se iban a venir los paraguayos. Mi abuelo contó así. Los ishir mataron a esa boliviana, por temor que viniera gente detrás. En esa época mi padre andaba con un boliviano y un paraguayo. El decía que los ishir mataron a esa mujer, para que no se sepa dónde quedaba esa aldea. Mataron a esa mujer, pero nunca dijeron nada. Dijeron que se habrá perdido en el monte. Nunca se supo más. ishirTP2009a

iii) Desde Bahía Negra se organiza una expedición punitiva, triunfo de los yshiro y establecimiento de una frontera 

Tras haberse declarado el conflicto entre los ishir y los pobladores, éstos envían una expedición armada en busca de los “cautivos” paraguayos. Esta secuencia relata el combate entre los ishir y los paraguayos. En la versión de Serafín Escobar, los ishir conducen a los paraguayos hasta un pastizal en el que son quemados vivos. En la versión de Chiquilín Vera, los paraguayos son engañados por los ishir, que se comunican entre ellos mediante el canto de las aves. Tras vencer a los paraguayos en un levantamiento que alcanzó desde Pto. Leda hasta Bahía Negra, Manuel Tiogod Silva trazó una frontera más acá de la cuál no dejarían nunca pasar a los paraguayos :

Fueron hacia el fondo, ahí hay un pasto alto […] Entonces ahí hicieron su reunión para planear cómo luchar con el enemigo. Para acabar y terminar con los paraguayos, que debían pasar por ahí mismo. Ahí hicieron su reunión y empezaron a distribuirse, un hombre por aquí y otro por allá, otro más en la entrada, que manda a los de este lado y otro por aquí. En la entrada del campo venían pasando los paraguayos. Pasaban, pasaban… hasta que pasó el último. ¡Ya está listo! Avisó y entonces cada uno en cada entrada del campo encendió fuego. Empezó a levantarse humo, la gente estaba rodeada, humo y dos metros de fuego. Nadie escapó de las llamas. Se quemaron todos los paraguayos. Se quemaron sus fusiles, todas sus armas, no se salvó ni uno. Al que se escapó le metieron una flecha, uno que estaba mas lejos. ishirSE2009a

Los otros venían disparando, pero los yshiro tenían un silbato y cuando lo tocaban los soldados lo confundían con el canto de los pájaros. […] Los paraguayos se fueron al monte persiguiéndonos, para matarnos, pero no podían. Fue al revés y ellos mataron a los paraguayos. En un lugar, Manuel Silva hizo una marca en un árbol para que supieran los otros que si pasaban de aquí morirían. Ese enfrentamiento fue grande, desde Leda [Puerto Leda] hasta Moiené [al interior de Bahía Negra]. Ya los paraguayos prácticamente se estaban muriendo todos. Manuel Silva hizo un tajo en un árbol y dijo: «si cruzan esta frontera los vamos a eliminar a todos, si es que regresan». Y se fueron a instalar más adentro, hacia Moiené. ishirCV2009a

iv) Los yshiro añoran la sal, el tabaco y la yerba. Deciden parlamentar con los militares de Bahía Negra

En la versión de Chiquilín Vera, ante el hambre y la necesidad en la que se encontraba su gente, Manuel Tiogod decidió ir a parlamentar al cuartel militar de Bahía Negra. 

Como tres meses después, un ishir quiso ir a Bahía Negra a pedir algo de comer y tabaco. También quería tomar tereré y los niños tenían hambre. Así es que se fué. Se preparó, agarró su machete, lo puso en su cintura y dijo que en tres o cuatro días estaría de regreso. Y partió a Bahía Negra, derecho al cuartel militar. ishirCV2009a

En la versión de Serafín Escobar, los yshiro añoran la sal, la yerba mate, la caña y el tabaco que sólo podían conseguir en los establecimientos paraguayos. Se realiza una reunión y se autoriza a Manuel Tiogod Silva a ir a parlamentar donde los militares en Bahía Negra

“Tiogod ya quiere tomar algo de caña. Tiogod quería tomar algo de tereré o de mate […], quería fumar su pipa, pero no tenían tabaco. Comían animales silvestres, pero se los tenían que comer sin sal, porque no tenían sal. Así que Tiogod y sus compañeros convocaron a una reunión, para pedir la opinión de la gente. – ¿Que piensan ustedes? Yo quiero ir [a Bahía Negra] y si me matan que me maten y si no, ¡Volveré! dijo Tiogod. Entonces la gente quedó mirándose entre sí y uno contestó: Señor Tiogod, usted es el que más sabe. Tome tres o cuatro compañeros y vaya nomás” isihirSE2009a

v) Manuel Tiogod parlamenta con los militares, es reconocido por ellos y logra un nuevo trato para los yshiro

 Manuel Tiogod Silva es bien recibido en el cuartel de Bahía Negra, en el que había muchos soldados. En el relato de Chiquilín Vera, reciben a Tiogod en paz, le ofrecen agua y se disponen a parlamentar. 

Llegó al portón del Comandante y el Comandante le ordenó a los soldados que abrieran la puerta. Le dijo : «Toma asiento, ¿Por qué no dejas tu machete? ¿Tienes miedo? Esta todo bien». Le ofreció agua para beber y cuando calmó su sed empezaron a conversar. ishirCV2009a

En el relato de Serafín Escobar, Tiogod encaró a los militares pidiéndoles que dejaran atrás las antiguas disputas.  

“Tiogod saludó a los militares y ellos se levantaron a saludar. Los militares le tenían respeto, porque sabían que era un asesino. Entonces Tiogod habló: ¿Qué piensan ustedes señores militares? Yo soy un indígena guerrillero y no sé qué piensan de mí. ¿Me van a matar o no? ¿O vamos estar juntos como hermanos? ¿Hacemos la paz y ya terminamos? ¿Qué piensan ustedes? – Nosotros también ya terminamos con esos problemas, dijeron los paraguayos, quedemos como amigos y hermanos”. ishirSE2009a

Según ambos relatos, Tiogod impresionó a los militares con una demostración de destreza y habilidad para el combate. 

Le pidió que le contara un poco cómo peleaban. Entonces le contó. Agarró una escoba como si fuera un arma y se paró al lado de un poste. Miró cuando se acercaban los soldados, le disparó a los tenientes del frente y se escondió en otro poste. Dispara ¡pumm! cae el enemigo y se esconde en el siguiente poste. Se escondía de nuevo e iba tocando su silbato que sonaba como los pájaros. Así le contó al comandante cómo hacían en la guerra. El comandante lo felicitó con un abrazo. Muy valiente, le dijo.ishirCV2009a

Hicieron un asado grande e invitaron un poco de bebidas. Cuando Tiogod estaba medio tomado, un capitán comandante le dijo : «Señor Tiogod, nosotros queremos ver de lo que usted es capaz. ¿Por qué no hacemos una prueba y mata a ese paraguayo? ¡Demuestranos un poco! Tiogod se levantó y agarró una escopeta, saltó por ahí y cuando salió el amigo le metió un balazo. Los que venían detrás le dispararon, pensaron que estaba por ahí, pero él ya estaba de este otro lado listo para atacar otra vez. Le dispararon de nuevo y de nuevo paso de este otro lado sin que lo tocaran. Entonces ya terminó, acabó la demostración. ishirSE2009a

La última escena es la consagración de Manuel Tiogod Silva y el comienzo de un nuevo trato entre los militares de Bahía Negra y los yshiro. Según Serafín Escobar, a Manuel Tiogod Silva “le dieron el uniforme de guerrero y le entregaron una espada y una gorra. Ahora tenía espada y silbato. Ya tiene espada, tiene silbato” (ishirSE2009a). Asimismo consiguió que “los militares les dieron yerba, tabaco, sal y caña que es lo que más necesitaban. Cada uno iba con sus bolsos bien llenitos” (ishirSE2009a) o, según Chiquilín Vera  (ishirCV2009a), cada quien pudo “cargar sus bolsas con muchos víveres y volver a la aldea”. En cualquier caso esta normalización de las relaciones permitió que los ishir retomaran el trabajo en los establecimientos paraguayos y se instalaran en la costa del río, en Bahía Negra y Puerto Diana :

Le avisó a la gente que se había acabado el conflicto y que podían volver a trabajar, a cortar troncos. Volvió a su aldea y compartió sus víveres con todos hasta con los niños. Entonces le comentó a su gente que el comandante los invitaba a que fueran todos a trabajar [a Bahía Negra] ishirCV2009a

La gente de Bahía Negra avisó que los yshiro podían ir a Bahía a buscar changa. Así que volvieron a Puerto Diana, donde el cacique Seji. El tocaba la corneta, el tocaba tres músicas. Y Tiogod tocaba su silbato y el otro le contestaba. Entonces llegaron ahí y se abrazaron, tomaron tereré, otros tomaban caña o mate. Algunos fuman pipa, todos con alegría. Después de un tiempo fueron a Bahía e hicieron otro asado. Ahí dicen que terminó la guerra de Tiogod. Los paraguayos aprendieron que los chamacoco son capaces de hacer cualquier cosa, porque tienen espíritu guerrillero ishirSE2009a

Para citar este documento : "(1924) Enfrentamiento entre los yshyro y los estancieros en Bahía Negra", Nicolas Richard in Otra guerra del Chaco, https://chaco.hypotheses.org/1475, accessed 03/12/2020.